Ahora Canarias 20.2.2108

 

Más que palabras

Sin titulo

breve laboral

Breve laboral

 

Los firmantes del convenio de Hostelería, dejan en suspenso el salario ya pactado.

Tras la firma del Convenio Colectivo de Hostelería de la provincia de Santa Cruz de Tenerife con Sindicalistas de Base, esta organización escindida de CC.OO ha dado marcha atrás y ha atendido la petición de la patronal para no hacer efectivo el abono del salario previamente pactado. Los empresarios han alegado indisponibilidad económica para atender su compromiso por “alta” cuantía de lo pactado, argumento este que contrasta con la larguísima congelación salarial que han sufrido los trabajadores, los sueldos miserables de la mayoría de las categorías laborales y los elevadísimos beneficios empresariales que ha tenido el sector.

Ashotel y Sindicalistas de Base 150219

 

El servicio de Mediación de Canarias (SEMAC) inoperativo por la falta de personal

Este servicio, encargado entre otras misiones de mediar y conciliar por la vía del acuerdo los conflictos laborales entre empresa y trabajador, carece de medios técnicos y humanos haciéndole inoperativo y alargando innecesariamente el proceso de tramitación previa a la entrada de las demandas en los juzgados de lo Social.

 

El alcalde de Tacoronte, tacha de inmoral el Convenio colectivo

Los premios por jubilación o la celebración de asambleas en horas de trabajo, son las razones esgrimidas por el dictadorzuelo alcalde de Coalición Canaria, Álvaro Dávila, para condenar y calificar de “inmoral” el Convenio Colectivo firmado voluntariamente en su momento entre la corporación y la representación de los trabajadores del ayuntamiento de Tacoronte. Antes de estas destempladas declaraciones, varias concejalas del mismo grupo político de Dávila presentaron al pleno su cese irrevocable por resultarles imposibles la convivencia con el déspota alcalde.

Memoria


Sin rodeos

Se acentúa  la regresión social y laboral

Como efectos de una gran campaña de manipulación social, acontecimientos como los graves síntomas que indican el camino sin retorno hacia la extrema degradación climática, vienen siendo menospreciados a pesar de sus trágicas y futuras consecuencias. Tampoco la retirada de los EE.UU del acuerdo sobre el control de armas nucleares pactado con Rusia, ha tenido la suficiente relevancia difusora a pesar de encontrarnos ante la posibilidad de estar avanzando hacia una peligrosa confrontación armada. Geográficamente más cerca, la actualidad y atención política se mueve entre las grotesca tramoya en torno a las negociaciones del gobierno español con los soberanistas catalanes y el juicio político a los presos independentistas del process. También la intoxicación de la opinión pública en el objetivo del desgaste de Nicolás Maduro, como único y legítimo presidente venezolano se suma a esta danza macabra. En estos contextos colindantes y supranacionales, la convergencia de la ultraderecha española se apresura a sacar partido para forzar la quiebra de los avances sociales de esta frágil democracia. En esta interminable ceremonia de  deformación y manipulación, los trabajadores del estado español, pero especialmente los de esta colonia atlántica,  llevan la peor parte. La anunciada recuperación de los derechos laborales se volatizan; la divulgada derogación de la  nefasta reforma laboral  se pospone sine die;  la clase empresarial extrema la explotación de los trabajadores, y la calidad y cohesión de los servicios públicos continúan en un acelerado proceso de deterioro. La pobreza, el desempleo, los bajos salarios y la paupérrima calidad laboral, se mantienen como los elementos vergonzantemente  identificativos del País canario. Asistimos, por tanto a una confabulación del “lado obscuro” que pretende paralizar el avance social y la voluntad soberana de los pueblos que las fuerzas del progreso debemos impedir.

1498895937890gRecientemente Intersindical demandó al gobierno por el desvío fraudulento de dinero a la sanidad privada Los tan celebrados por el ejecutivo del Sr. Clavijo, (con la políticamente calculada moderación del Sr. Baltar) Presupuestos Generales para la Comunidad Autónoma para el año 2018, colocan a la Sanidad Pública Canaria en una situación más negativa que la del año 2009, eso sí, teniendo que hacer frente a una población más enferma y a unos servicios de salud más deteriorados por los sucesivos años de recortes. Habrá que recordar que no se viene a compensar en absoluto el recorte de cerca de 500 millones de € anuales que se ha venido aplicando a este sector en los últimos años y, siquiera, se equipara al gasto real del ejercicio 2017, donde se precisó de partidas de crédito extraordinario.  

 

Por otro lado, el destino de las economías se centra en la Lista de Espera, pivotando sobre el eje, no de la mayor dotación de personal, sino de los denominados partes de tarde o peonadas. No están contem-pladas en estos momentos, dentro de la progresiva recuperación de derechos sociales, inversiones en Aten-ción Primaria para la lucha contra el desarrollo y control de patologías, con alta incidencia en Canarias, que tienen que ver con la educación sanitaria, la alimentación saludable y la lucha contra la pobreza, tales como la diabetes, la obesidad y las enfermedades cardiovasculares. Tampoco en el desarrollo de planes de Salud mental, Plan de Urgencias o Plan de Salud de Canarias o finalización y dotación de las infraestructuras y cen-tros que se encuentran pendientes desde hace décadas. Resulta llamativo además que el reparto del presu-puesto por gerencias, en los diferentes capítulos, no cumpla con el principio de equidad, ni se haga en base al estudio pormenorizado de las necesidades, sino de una manera arbitraria, cronificando así las carencias de algunos centros que están al borde del colapso, como por ejemplo el Hospital Universitario de Canarias o las islas no capitalinas, cuando por otro lado, se mantienen elevadas asignaciones a la privada-concertada, situación esta que ha sido denunciada en la vía judicial por Intersindical Canaria. 

 En otro orden de cosas, los derechos laborales, con estos presupuestos se mantendrán un año más estancados. Los trabajadores de la Sanidad Pública Canaria, además de tener ratios de personal muy por debajo de la media del estado español en relación con la población asistida, con la consecuente sobrecarga, se les obliga a trabajar por encima de la jornada laboral legalmente establecida, perpetuando e imponiendo un año más, unas condiciones laborales y sociales diseñadas para un teórico escenario de crisis económica, cuando a bombo y platillo anuncian desde los Gobiernos Canarios y Español que “la crisis ha terminado” .

 

 Desde la Federación de Salud de Intersindical Canaria, exigimos un estudio serio acerca de las necesidades reales de la población canaria, más de 2 millones de habitantes de población de hecho, a lo que hay que sumar unos 15 millones de turistas, en un territorio fragmentado y con una problemática social y económica que agrava el factor salud y que se presupueste en función de ello, en función del gasto real. Insistimos en la recuperación de la deuda histórica, que asciende a más de un ejercicio presupuestario, como única forma de poner los contadores a “cero” junto al cese de la discriminación en inversión por habitante que sufrimos los canarios. Y como no, reivindicamos y anunciamos las medidas de presión que sean precisas para lograr la recuperación de los derechos laborales que, año tras año, bajo la coartada de una supuesta crisis, nos fueron hurtados.

  

Sin titulo

Territorio

 16.2.20192

Opinión

 

el roto despido iii2

 

Los hechos

demuestran ...

Huelga 14 Nov 2012que la organización y unidad de los trabajadores, es la herramienta más efectiva para la protección de sus derechos y avanzar en su dignificación laboral y social. Todo los grandes retrocesos sufridos por los trabajadores han coincidido con su desmovilización y apatía, todos los grandes avances de la clase trabajadora han sido acompañados de procesos de unidad laboral y lucha sindical. La forma natural y más efectiva de concentración de fuerzas para que se nos respete está en los sindicatos como organizaciones de los trabajadores.