Sin titulo1

Más que palabras

Sin titulo

breve laboral

Breve laboral

 

Los firmantes del convenio de Hostelería, dejan en suspenso el salario ya pactado.

Tras la firma del Convenio Colectivo de Hostelería de la provincia de Santa Cruz de Tenerife con Sindicalistas de Base, esta organización escindida de CC.OO ha dado marcha atrás y ha atendido la petición de la patronal para no hacer efectivo el abono del salario previamente pactado. Los empresarios han alegado indisponibilidad económica para atender su compromiso por “alta” cuantía de lo pactado, argumento este que contrasta con la larguísima congelación salarial que han sufrido los trabajadores, los sueldos miserables de la mayoría de las categorías laborales y los elevadísimos beneficios empresariales que ha tenido el sector.

Ashotel y Sindicalistas de Base 150219

 

El servicio de Mediación de Canarias (SEMAC) inoperativo por la falta de personal

Este servicio, encargado entre otras misiones de mediar y conciliar por la vía del acuerdo los conflictos laborales entre empresa y trabajador, carece de medios técnicos y humanos haciéndole inoperativo y alargando innecesariamente el proceso de tramitación previa a la entrada de las demandas en los juzgados de lo Social.

 

El alcalde de Tacoronte, tacha de inmoral el Convenio colectivo

Los premios por jubilación o la celebración de asambleas en horas de trabajo, son las razones esgrimidas por el dictadorzuelo alcalde de Coalición Canaria, Álvaro Dávila, para condenar y calificar de “inmoral” el Convenio Colectivo firmado voluntariamente en su momento entre la corporación y la representación de los trabajadores del ayuntamiento de Tacoronte. Antes de estas destempladas declaraciones, varias concejalas del mismo grupo político de Dávila presentaron al pleno su cese irrevocable por resultarles imposibles la convivencia con el déspota alcalde.

Memoria


Sin rodeos

Se acentúa  la regresión social y laboral

Como efectos de una gran campaña de manipulación social, acontecimientos como los graves síntomas que indican el camino sin retorno hacia la extrema degradación climática, vienen siendo menospreciados a pesar de sus trágicas y futuras consecuencias. Tampoco la retirada de los EE.UU del acuerdo sobre el control de armas nucleares pactado con Rusia, ha tenido la suficiente relevancia difusora a pesar de encontrarnos ante la posibilidad de estar avanzando hacia una peligrosa confrontación armada. Geográficamente más cerca, la actualidad y atención política se mueve entre las grotesca tramoya en torno a las negociaciones del gobierno español con los soberanistas catalanes y el juicio político a los presos independentistas del process. También la intoxicación de la opinión pública en el objetivo del desgaste de Nicolás Maduro, como único y legítimo presidente venezolano se suma a esta danza macabra. En estos contextos colindantes y supranacionales, la convergencia de la ultraderecha española se apresura a sacar partido para forzar la quiebra de los avances sociales de esta frágil democracia. En esta interminable ceremonia de  deformación y manipulación, los trabajadores del estado español, pero especialmente los de esta colonia atlántica,  llevan la peor parte. La anunciada recuperación de los derechos laborales se volatizan; la divulgada derogación de la  nefasta reforma laboral  se pospone sine die;  la clase empresarial extrema la explotación de los trabajadores, y la calidad y cohesión de los servicios públicos continúan en un acelerado proceso de deterioro. La pobreza, el desempleo, los bajos salarios y la paupérrima calidad laboral, se mantienen como los elementos vergonzantemente  identificativos del País canario. Asistimos, por tanto a una confabulación del “lado obscuro” que pretende paralizar el avance social y la voluntad soberana de los pueblos que las fuerzas del progreso debemos impedir.

MIRACLa reforma del Estatuto de Autonomía aprobada recientemente por el Congreso de diputados español, adolece de contenido que incorpore materias competenciales reseñables para ampliar el  autogobierno para Canarias. Igualmente, la reforma en el ámbito económico referido al REF, no va a garantizar necesariamente mejoras objetivas para la mayoría social de Canarias para la calidad de los servicios que reciben. Hasta la fecha, contrariamente, la distribución de los recursos provenientes de ese régimen económico realizados por todos los gobiernos autonómicos del Archipiélago, han acentuado el injusto reparto de la riqueza, marginando a las clases populares y a los trabajadores para favorecer a la minoría opulenta.

 

No se trata sólo de que el Archipiélago se dote de mayores transferencias para ampliar su autogobierno, cosa que, además, no ha ocurrido, sino que las competencias ya delegadas sean correctamente gestionadas, y que el sistema autonómico redunde en el progreso social, combatiendo la extrema desigualdad social existente en Canarias.  Tras 36 años, los resultados del actual régimen autonómico y de sus gobiernos van en dirección contraria, con los peores indicadores laborales en salarios y empleo, los niveles más altos de pobreza, el más injusto reparto de la riqueza, una inadmisible desprotección a la dependencia, o los peores servicios públicos, además de un relevante extravío de las señas identitarias y culturales del País canario por la  promoción y culto  a todo lo foráneo.

Ciertamente, los gobiernos de España han castigado secularmente a los canarios con una  inversión inferior a las media de las comunidades autónomas, pero resulta igualmente evidente que esa discriminación ha sido deliberadamente tolerada por el conjunto de los ejecutivos autonómicos. Hay que recordar que la recaudación de la hacienda española en Canarias por operaciones comerciales globales,  es muy superior a las inversiones que realiza el Estado.

Los promotores de la actual reforma, además, han recurrido a la retórica para reseñar innecesariamente como objetivos a alcanzar, derechos ya reconocidos en la constitución española, pero además los proponentes han renunciado a elevar el actual e insuficiente nivel competencial al no plantear reivindicación alguna al Estado en materias básicas como un marco canario de relaciones laborales, aguas marinas, fiscalidad, hacienda canaria, seguridad social, costas, puertos, aeropuertos, inmigración o servicios fitosanitarios. El eufemismo de “región ultraperiférica” con el que la reforma estatutaria define a Canarias, aparte de extravagante, esquiva el más adecuado de territorio con unas estructuras económicas de carácter colonial, pero además, la obviedad de definirnos como archipiélago atlántico, pretende ignorar acomplejadamente la realidad geográfica africana del Archipiélago. 

 UN ESTATUTO QUE FALSEA NUESTRA HISTORIA Y CARECE DE LEGITIMIDAD DEMOCRÁTICA

En su preámbulo, los redactores y promotores de la reforma estatutaria, por ignorancia o burda manipulación de la historia, no dudan en afirmar que “tras la conquista se produjo en Canarias una transformación de sus estructuras a la que los isleños se adaptaron rápidamente, asimilando la cultura y religión del conquistador”, cuando la realidad es que la resistencia de los antiguos canarios a la colonización española duró más de 100 años y esa “asimilación” se produjo por imposición y de forma cruenta, mediante las armas, la salvaje persecución y las prácticas esclavistas.   

Esta revisión del Estatuto vuelve a relegar a la bandera estrellada mayoritariamente asumida por los canarios para continuar imponiendo la enseña de los perros de sumisión a la desprestigiada y decadente monarquía española. Pero, además y sobre todo, hay que resaltar la ilegitimidad democrática del actual Estatuto y de sus reformas al haberse secuestrado a los canarios un referéndum en el que expresen su parecer sobre el mismo. Son estas las consecuencias de un gobierno y un parlamento  sin autoridad frente al ejecutivo del Estado. Una clase política que, encabezada por Coalición Canaria, se reconoce como incapaz para impulsar un verdadero autogobierno que conmute toda la cadena de factores negativos de carácter social y laboral  existentes en nuestra Nación canaria.

Sin titulo

Territorio

 16.2.20192

Opinión

 

el roto despido iii2

 

Los hechos

demuestran ...

Huelga 14 Nov 2012que la organización y unidad de los trabajadores, es la herramienta más efectiva para la protección de sus derechos y avanzar en su dignificación laboral y social. Todo los grandes retrocesos sufridos por los trabajadores han coincidido con su desmovilización y apatía, todos los grandes avances de la clase trabajadora han sido acompañados de procesos de unidad laboral y lucha sindical. La forma natural y más efectiva de concentración de fuerzas para que se nos respete está en los sindicatos como organizaciones de los trabajadores.