103. HautacupercheEl Conde de la Gomera, Guillen Peraza, es abatido por Hautacuperche y hartos de soportar las humillaciones de los castellanos, se produce la sublevación de los gomeros capitaneada por Hupalupo. Durante el intento de asalto de la Torre del Conde en la que se refugiaba Beatriz de Bobadilla, esposa de Peraza, Hautacuperche cae muerto tras el disparo de una ballesta. La muerte de su líder crea una gran confusión en los guanches y se refugian en Garagonoche. Posteriormente, tras solicitar Beatriz de Bobadilla ayuda del sanguinario Pedro de Vera, este desarrolló una bárbara represión de castigo y exterminio contra los gomeros, siendo ejecutados todos los varones de los bandos de Ipalán y Mulagua mayores de quince años y sus mujeres e hijos vendidos como esclavos.   -Efigie del líder gomero Hautacuperche (Valle Gran Rey)-.

 

 

 

101. Manifestacion de duelo en la calle Triana. Asistieron unas 1o mil personas 2Tras la prohibición gubernativa de acompañamiento en los entierros de los asesinados por la guardia civil, una manifestación de duelo integrada por unas 10 mil personas, desfilan en silencio desde la plaza de La Feria portando coronas de flores camino del cementerio de Vegueta para honrar a los seis obreros del Partido Republicano Federal, asesinados cuatro días antes por la Guardia Civil en los incidentes electorales de la Calle Molinos de Viento. Posteriormente, el 20 de julio de 1913, otra manifestación patentiza la repulsa por el resultado del consejo de Guerra que deja sin castigo al teniente Abella, quedando el asesinato impune. - Aspecto de la manifestación de duelo y protesta-.

99. Semanario Espartaco 27.8.1932En su artículo titulado "La crisis económica y el proletario canario", publicado por Guillermo Ascanio en el periódico “Espartaco” de la Federación Obrera de La Palma, el líder comunista y oficial del ejército que se enfrentó a las tropas franquistas en Madrid, afirmaba: “No se diga que los canarios somos españoles... La población laboriosa de las siete islas necesita urgentemente unificar sus fuerzas para luchar por la conquista de un gobierno propio"

94. Momentos antes de la tragedia 2En la ciudad de Las Palmas son asesinados por la Guardia Civil seis obreros portuarios durante la repetición de las elecciones municipales celebradas tres días antes, en las que los liberales se disputaban fraudulentamente los votos con el Partido Republicano Federal de Franchy Roca. Tras correrse el rumor de que éste había sido detenido, grupos de obreros se dirigen hacia el colegio electoral de la calle Molino de Viento (Arenales). Aunque la información de la detención resultó ser falsa, trabajadores del carbón y carga blanca se concentraron frente al lugar de votación, momento en el que es lanzada alguna piedra contra los agentes, lo que es replicado por la Guardia Civil abriendo fuego y resultando muertos por los disparos los obreros Pedro Montenegro, Cosme Ruiz, Juan Torres, Vicente Hernández, Juan Pérez y Juan Vargas. Cuatro días después cerca de 10 mil personas se manifestaron como protesta por las calles de Las Palmas.

92. 2 canc tabaco 2Se inicia una huelga general de los trabajadores de la industria tabaquera de Tenerife que afectan a unos cuatro mil operarios y a 14 centros de trabajo. Las reivindicaciones estaban centradas en mejoras de carácter económico y medidas que asegurasen el futuro de la industria del tabaco en Canarias que ya se encontraba presionada por el monopolio español Tabacalera y las multinacionales del sector.

92. 14766Año y medio después de derrotar y poner en fuga a los españoles en la batalla de Acentejo, los guanches se baten nuevamente con los conquistadores y son salvajemente pasados por las armas en los llanos de Aguerre (La Laguna). Durante esta encarnizada lucha, los bravos aborígenes caen muertos por el efecto de los arcabuceros, ballesteros y piqueros al mando del sanguinario Alonso Benítez de Lugo. En la batalla, es gravemente herido Chimenchía-Tinguaro, quién tras rendirse, es cruelmente lanceado, decapitado, y su cabeza, al igual que hicieran con Doramas en Tamaran, clavada en una pica y expuesta en la actual montaña de San Roque para escarmiento de los rebeldes.