7. El Hierro 2El periódico "Isla del Hierro" denuncia y describe las indeseables condiciones sanitarias que padecen los herreños. Cuatro años antes (1928), comenzaba a funcionar una especie de pequeño hospital en una casa particular, situada en la que hoy es la calle de Juan Sánchez de la Barrera. Un médico y una única empleada con sueldo miserable, que hacía de enfermera, aseaba a los enfermos, además de limpiar el local, los utensilios y el instrumental. A principios de los años 50 la situación sanitaria poco había cambiado.

5En el denominado palacio de la Mancomunidad, un tribunal fascista inicia un Consejo de Guerra contra 63 procesados que fueron acusados de tenencia de armamento "para desarrollar un vasto complot revolucionario" dirigido por la Confederación Nacional del Trabajo (CNT). Como pruebas de cargo, se presentaron 69 pistolas, 5 fusiles o carabinas, 117 bombas, 126 petardos, 691 cartuchos y 82 cargadores. Todo ese arsenal, según los golpistas, se encontraba en poder de los anarco-sindicalistas enjuiciados. -Parte del arsenal cuya tenencia fue imputada a los detenidos-.

4Tras la explosión de un artefacto de escasa potencia en la fábrica de pastas “La India” y la posterior clausura de las sedes de la Federación Obrera tinerfeña con la detención de destacados dirigentes obreros, se acumula el malestar de los sectores laborales desencadenando una huelga general en Tenerife que se prolonga entre el 7 y el 14 de enero. El mismo día 7 en la capital de la isla se paralizan todas las actividades y la ciudad es tomada por el ejército y la Guardia Civil, quienes sustituyen a los huelguistas en los puertos, la fábrica del gas y la eléctrica. Se producen diversos actos de sabotaje, entre las que destaca una explosión en las instalaciones de la conducción de agua. Durante el conflicto que tuvo también una especial incidencia en La Laguna y Buenavista, son detenidos más de cien obreros de todos los sectores productivos. -Agricultores huelguistas detenidos en el municipio de Buenavista.

1Tras abandonar la colonia española del Sahara en 1975 y asentarse en Fuerteventura durante 20 años, la legión realiza el acto oficial de “despedida” de Canarias. La llegada de 5000 legionarios a Fuerteventura duplicó el número de habitantes de la isla y supuso una brutal distorsión social al estar además acompañada su presencia de numerosos actos delictivos que costaron caros a la población civil. Asesinatos, robos, ofensas a las autoridades locales, e incluso, el secuestro de un avión con rehenes conformaron el negro historial del cuerpo militar en Canarias.

156 Fábrica de Tabacos El Paso 2La factoría tabaquera, JapanTobacco Internacional (JTI), ubicada en el municipio palmero de El Paso, cierra a pesar de reconocer beneficios y se traslada a Alemania alegando que allí tiene capacidad “para producir para toda Europa y en La Palma no”. La multinacional, dedicada a la fabricación de cigarrillos, daba actividad directa a más de doscientos trabajadores, siendo la industria que más puestos de trabajo generaba en la isla. Mientras Intersindical Canaria presionaba para mantener abierta las instalaciones por su alta rentabilidad comercial, la Unión General de Trabajadores, negociaba con la dirección de la Empresa las cuantías de las indemnizaciones por el despido de los trabajadores. 

152. Orcar Dominguez 2Uno de los artistas canarios más geniales y figura del surrealismo con fama y proyección de carácter internacional. Nacido en La Laguna y tras establecerse en su juventud en Paris y pasar allí algunos años, en 1934 toma contacto con el grupo surrealista, alcanzando a partir de entonces gran renombre. Con frecuencia, Oscar Domínguez Palazón aparte de su aportación a la pintura con la técnica de la delcomanía, plasmó su original sello al surrealismo. Con 51 años de edad, en la noche de fin de año, dio fin a su vida abriéndose las venas, siendo enterrado tres días después en el cementerio de Montparnasse.

Juan Brito

Juan Brito nos deja un valioso legado de actividad cultural y patrimonial

El miércoles, 14 de febrero, falleció el singular lanzaroteño, Juan Brito, un pastor y agricultor que complementó de forma autodidacta con un destacado trabajo de recuperación y promoción de la historia y el patrimonio cultural de su isla. Nacido en el municipio de Tinajo hace ahora 98 años, su prolífera actividad se extendió por los campos de varias ramas de la artesanía, de la arqueología, la investigación y el folklore, habiéndonos dejado un amplio legado para el conocimiento y la preservación de la identidad y la cultura de su isla y del Archipiélago.

Juan Brito, recibió en el año 2003 la Medalla de Oro de Canarias por la defensa de las tradiciones del País Canario.