Jorge Dorta 2

Jorge Dorta

 

El estado de los yacimientos nativos en la isla de Tenerife es lamentable. Les voy a hablar de tres yacimientos en concreto que no solo tienen un innegable valor arqueológico, cultural e histórico, sino que también podrían ser, o haber sido, un atractivo turístico importante. No es que quiera hacer negocio con los yacimientos pero, desgraciadamente, algunos es el único idioma que conocen.

El primero de los yacimientos es la montaña de Aregume, Arume o Aregüeme situada en el municipio de los Silos. En esta montaña se encontraba posiblemente un granero colectivo escavado en la tosca roja, de ahí el nombre del municipio "Los silos". Pero la destrucción del yacimiento es lamentable, en parte por la desidia de las autoridades y en parte por la ignorancia del pueblo. Alrededor de la montaña surgió un barrio de autoconstrucción conocido por "Los Apurados". En sus laderas, hoy llenas de tuneras, existen varios vestigios arqueológicos algunos de ellos quizás ya sepultados por las casas o la desidia.

Desgraciadamente algunas de las cuevas-graneros-silos se derrumbaron bajo el peso de los tractores. En otras han construido un enorme aljibe de cemento, desconozco si bajo licencia municipal o no. Otras de las cuevas han sido ocupadas por okupas/hippies en una vivienda abandonada. Otra vivienda abandonada cerca de la cima seguramente destruyo otra cueva que había, o al menos así parece. Además especies vegetales invasoras como el rabo de gato, acacias y algunas cactáceas están empezando a proliferar por la zona, destruyendo aún más los restos arqueológicos.

El yacimiento se compone de tres conjuntos de cuevas, uno ya desaparecido, el que está en la cima de la montaña y otro que ocupa actualmente una casa y de la que sobreviven dos cuevas amplias y profundas. Las vistas desde la cima de la montaña también son espectaculares.

Este granero colectivo de los antiguos podría haber constituido incluso un atractivo turístico ya que es lo más parecido que yo conozco en Tenerife al Cenobio de Valerón en Gran Canaria.

foto 1cactaceas y rabo de gato a la entrada de uno de los conjuntos de cuevas del yacimiento

 

foto 2dentro del yacimiento han construido un enorme aljibe de cemento

 

foto3

 

foto4el aljibe y escombros en las cuevas

 

 

foto 5escalones tallados en la piedra

El segundo de los yacimientos es quizás el más conocido por el público. Me refiero a las Cuevas de Tamaide en Santa Ursula, también llamada Cueva del Rey o de los Siete Palacios. Estas cuevas son consideradas por Juan Bethencourt Alfonso como la residencia del achimencey Tinguaro, hermano de Benchomo por parte de padre. Aunque otros autores apoyandose en la tradición oral las señalan como el lugar de residencia principal del mencey Benchomo.

Es tradición muy respetable en el ameno Valle de La Orotava, que su antiguo Mencey Bencomo poseía dos habitaciones, una en la Ladera de Tamaide que ocupaba en las tres épocas del año en que la naturaleza se ostenta con todas sus gracias, y la otra en la escarpada costa del mismo Valle, conocida hoy con el nombre de Martiánez, a la que se trasladaba en la estación de los fríos.

 

La cueva principal consta de tres alojamientos, comunicados internamente por un estrecho pasadizo. Una de estas dependencias está formada por dos salas ampliamente abiertas al exterior, como grandes ventanales hacia el valle, de unos tres metros de profundidad y 2’5 de alto ambas, por 6 y 8 metros de anchura, respectivamente. Declarado en 1986 Monumento Histórico Artístico, convertido en corral de cabras, su estado de abandono  31 años después es lamentable.

La morada del mencey que infringió en Acentejo la mayor derrota al ejercito español en su historia (solo superada por el desastre de Annual en 1921) es algo de indudable valor histórico y turístico aunque quizás no del todo agradable ni para los apellidos ilustres de la isla ni para Capitanía General.

foto 6

foto 7

foto 8

El tercero de los yacimientos de los que le voy a hablar es quizás el más espectacular y del de mayor potencial. No solo tiene un valor histórico, arqueológico y cultural sino también natural. Los bucios de Buzanada consisten en una serie de tubos volcánicos subterráneos que son el origen del nombre del pueblo en el sur de Tenerife, cerca del Valle de San Lorenzo en Arona.

Estos tubos volcánicos eran aprovechados desde la época nativa, y aunque llevan décadas cerrados, los vecinos cuentan que en su interior habían "pintadas" es decir grabados rupestres, ademas de diferentes cuevas, mesas y sillas labradas en la roca, etc... Estos túneles volcánicos perviven en el imaginario colectivo a través de cuentos y leyendas. Los vecinos se reunían en ellos los días de mucho calor, a jugar a las cartas, a coser "rosas", a 'hacer cuentos', mientras que los niños y jóvenes los recorrían como área de juegos.

Existen al menos tres de estos túneles, quizás más. A lo largo de los diferentes túneles habían diferentes bóvedas a las que los vecinos llamaban "cámaras" y cada una de ellas tenia un nombre. Sus alturas eran desiguales, en algunos tramos avanzaban agachados y en otros hay bóvedas impresionantes en las que cabrían casas de dos o más pisos. Además, entre los encantos de los bucios, los viejos del lugar destacan sus estalactitas.  

foto 9Buzanada se extiende bajo el monumento natural del Roque de Jama

 

foto 10Jameos del Agua- Cueva de los Verdes en Lanzarote

La existencia de estalactitas nos recuerda a las Cuevas del Dra en Mallorca, y las bovedas y el tubo volcanico a los Centros Turísticos de Lanzarote, y más concretamente la Cueva de los Verdes / Jameos del Agua. Estamos ante algo que como hemos dicho no solo tiene valor arqueológico, cultural y etnográfico sino también indudables valores naturales.

Desgraciadamente este yacimiento está parcialmente destruido, por una parte los cimientos de algunos edificios han dañado el patrimonio y obstruyen ciertos tramos de los bucios, y por otra parte también terminaron convertidos en las cloacas de numerosas casas del pueblo. 

Pero aunque la mayoría de la población de Buzanada cree que los bucios son irrecuperables no es así. Los bucios podrian ser recuperados, al menos en parte, según los expertos. 

Teniendo en cuenta que alrededor de buzanada existen varias estaciones de grabados rupestres, el atractivo de recuperar el área y realizar no solo un museo o visitas guiadas a los yacimientos rupestres dentro y fuera de los bucios, el acondicionamiento de algunas de las bovedas-Camaras para conciertos o actividades como las que se realizan en Lanzarote en la Cueva de los Verdes-Los Jameos del Agua, es de un atractivo indudable, reconciliando a la población del pueblo y de la isla en general con su historia además de generar una interesante actividad económica asociada a ello.

Como conclusión me gustaría resaltar varias cosas, primero Tenerife no es la única isla donde existe desidia con respecto a nuestros patrimonio, En Gran Canaria, las cuevas de Silva en Telde convertidas en un estercolero y un basurero es algo que duele, lo mismo que hayan puesto un vertedero en la zona sagrada de Amurga en Tirajana o el lamentable estado de abandono en que se encuentran los restos de la necrópolis de Maspalomas que sacaron corriendo y deprisa para construir la autopista hace ya casi tres décadas. Lo mismo en Lanzarote, que fueron a poner el vertedero al lado de quizás el yacimiento más importante de la isla, Zonzamas.

Segundo, que aparte de la desidia institucional, en la destrucción de los yacimientos juega un papel importante la ignorancia y falta de cultura y respeto hacia lo nuestro por parte del pueblo. No es solo lo ocurrido en la montaña de Aregume en Los Silos, o el uso de los bucios de Buzanada como pozo negro. La reciente pintada en el Roque Bentayga en Gran Canaria o la forma en que se cargaron el panel de grabados en los que está el hombre de Guayadeque también en Gran Canaria, nos da muestra e la falta de respeto y de conciencia del pueblo canario hacia su historia.

foto 11La ignorancia y la incultura están detrás de este grave atentado en el yacimiento del Bentayga en Gran Canaria

Tercero, la falta de educación y cultura, no es solo responsabilidad del individuo y de la familia, también es responsabilidad del gobierno. La educación no solo se da en casa sino también en la escuela y en la universidad. Después de tres décadas siendo gobernados por los mal llamados "nacionalistas", ese supuesto nacionalismo no se ha visto reflejado donde primero y ante todo se debería reflejar, en la educación y en la identidad. 

Evidentemente en Canarias el nacionalismo que representa CC es falso y solo esconde una élite extractiva, corrupta y podrida que gobierna para el turista y no para el nativo. Ya es hora que los canarios asuman la estafa y se pongan a construir un nacionalismo verdadero al margen de los medianeros de apellidos ilustres e intereses inmobiliarios cuyo sueño húmedo es convertir a Canarias en un solar en venta.