15.4.2019

Ricardo Redondas 2Ricado Redondas

 

Señor Consejero de Sanidad del Gobierno de Canarias, Señor Baltar:

La apertura del servicio de urgencias pediátricas, en la clínica San Roque Meloneras, concertado con el Servicio Canario de la Salud es una cuestión que nos incumbe a todos, pero el hecho de estar concertadas, esto es, pagadas con dinero público, le otorga interés público y queda bajo la responsabilidad de usted y el cargo que ocupa.

Desde luego, no es simplemente una iniciativa privada, ni una cuestión de libre empresa en un contexto de mercado competitivo.  Se trata de una apuesta privada importante, que realiza un grupo empresarial, que habrá realizado un adecuado análisis del retorno de la inversión.

El hecho de ser un servicio concertado tiene mayores implicaciones que las de un simple acuerdo público-privado.  Son varias las cuestiones que a usted  atañen personalmente y como Consejero de Sanidad:

  1. El servicio de urgencias pediátricas se abre al público que ahora puede elegir entre acudir al Hospital Materno Infantil, previo paso por un centro de salud, o acudir directamente a la clínica San Roque Meloneras, sin paso previo por un centro de salud. Como usted sabe, en los servicio de urgencias de los centros de salud, nunca hay pediatras. La escasez de especialistas en pediatría que usted bien conoce y quiere contarle a la nueva ministra de Sanidad hace que apenas lleguemos a cubrir la necesidades de médicos pediatras de los Hospitales de Canarias y de algunos centros de salud. A partir de ahora, las opciones para mis hijos cuando enferman serán:
  2. a) Acudir a un centro de salud, previa cita previa para que lo atienda su pediatra en 1-5 días, dependiendo de la época del año y si coincide con festivos o fin de semana.
  3. b) Acudir a un servicio normal de urgencias de centro de salud, donde con toda seguridad no le atenderá un pediatra y donde mis hijos puede que convivan con escenas de adultos, de esas de dos rombos (usted y yo tenemos edad de rombos y nos entendemos). En los centros de salud podemos encontrarnos adultos heridos, detenidos bajo custodia policial, desorientados, agresivos. No sucede siempre, pero por algún motivo tenemos servicio de seguridad en esos puntos.
  4. c) Acudir al servicio de urgencias de la clínica San Roque Meloneras. Allí hay un servicio de pediatría, con médicos especialistas en pediatría, gratuito, abierto y bien equipado 365 días, 24 horas al año. 

Señor Baltar, puede juzgar usted mismo las ventajas y desventajas de cada una de las opciones y cómo perniciosamente para el conjunto de la sociedad se va a propiciar un uso ineficiente y dañino del sistema sanitario.

  1. La publicidad que realiza el grupo San Roque sobre este nuevo servicio, promoviendo su uso y disfrute, es claramente contraria a las estrategias que desde la Consejería de Sanidadsus predecesores han defendido. A nivel mundial se promueve un uso racional de los recursos sanitarios fomentando el uso de los centros de salud, con cita previa, y reservando los servicios de urgencias para urgencias vitales y situaciones especiales que se benefician de una pronta intervención.

Me veo en la obligación de recordarle el vigente artículo 90 de la Ley General de Sanidad 14/1986, en la que se prohíbe expresamente a los centros concertados ir en contra de las políticas sanitarias.

Su cargo y el articulado de la ley, nos ponen, especialmente a usted y a su equipo político, en una situación clara. El grupo San Roque debe interrumpir inmediatamente su estrategia de promoción de los servicios de urgencias o exponerse a la suspensión del concierto.

  1. Forma parte de su discurso habitual la escasez de médicos especialistas, eso afecta también a los médicos especialistas en pediatría, de tal forma queactualmente existen dificultades para cubrir las plazas existentes en hospitales y centros de salud. "Baltar reclama al Ministerio medidas urgentes para paliar la falta de especialistas" es el titular de una nota de prensa de su equipo político. 

La creación de este servicio de urgencias en un centro privado, y concertado, no hace más que agudizar este problema, pues con ello no aumenta el número de pediatras en Canarias. Simplemente hay más pediatras trabajando en la sanidad privada y menos en la sanidad pública y todo ellos en un centro concentrado, esto es, pagado con dinero público. En definitiva, menos pediatras en el Servicio Canario de la Salud porque San Roque paga más, siendo un centro concertado y siendo el dinero de origen público.

  1. No está justificada esta  privatización de la asistencia pediátrica.Existen infraestructuras sanitarias públicas, amplias, bien comunicadas y recientemente remodeladas en los servicios de urgencias de la zona,  Vecindario y Maspalomas. Además,  con el presupuesto que asigna San Roque a los pediatras se podría contratar entre 1,5 y 2 médicos en un servicio normal de urgencias del Servicio Canario de la Salud.  En este cálculo no he tenido en cuenta el beneficio empresarial que la empresa privada se llevará en todo esto, y financiado con impuestos públicos. Por tanto,  no está  adecuadamente justificada una nueva privatización en los servicios sanitarios de Canarias.  Se trata pues de una nueva decisión política y no de gestión.

Espero de usted una pronta y clara respuesta ante un problema altamente sensible y que a muchos nos preocupa.

Atentamente,

Ricardo Redondas.

 

1º de Mayo 2019

 

Canarias con Cataluña

Una babel 10.4.2019

 

 

 

El Roto Votar