15.4.2019

Jorge DortaJorge Dorta

Los Carrizales es un caserío perteneciente al municipio de Buenavista del Norte en Tenerife, situado a unos 600 metros sobre el nivel el mar en la cabecera del barranco del mismo nombre en el Macizo de Teno, entre Teno y Masca. Una zona tradicionalmente apartada y de honda tradición nativa debido a su lejanía y aislamiento.

Esta zona de Teno y Masca, según nos cuenta la tradición oral, perteneció al menceyato de Daute y fue duramente represaliado durante la conquista por pertenecer a los bandos de Guerra aunque no se había alineado con Benchomo, sino que había decidido defenderse por si mismo al igual que el menceyato de Icoden.

En la Gaceta de Tenerife, aparece publicado el 25 de Enero de 1923 un artículo titulado "Mártires del Carrizal" que cuenta una historia de tradición oral conservada en forma de romance en la zona del Palmar de Buenavista por boca de Cha Maruca, esposa de Cho Frasco, cabañuelista "ajeitado" según decían.

Según el artículo, sobre 1913 la vieja Cha Maruca del Palmar, mientras trabajaba en su telar, fue contando, con lastimoso acento, un episodio aprendido durante su niñez, cuyo origen se remontaría a algunos años después de pacificada la isla de Tenerife, cuando las tierras del Palmar empezaban a dar cosechas abundantes y el Cabildo cobraba censo o sisa sobre sus frutos. El romance cuenta la triste razón de la Cruz de Tea que colocaron los vecinos en aquel valle.

Y como dice el artículo; "Y no es conseja, ni cuento, ni fábula la epopeya que vamos a referir; este episodio histórico, lo aprendí, ha diez años y en cierta ocasión, en cierta noche feliz que emprendimos alegres y confiados un viaje al Palmar de Buenavista..."

Curiosamente, y hasta donde yo he podido comprobar, este interesante romance que relata hechos e incluso aporta dos nombres nativos, no aparece ni en el Romancero General de Canarias ni en el Romancero de Tenerife a pesar de haber sido publicado en prensa en 1923, ¿por que será?. ¿Quizás porque el infame capitán que se nombra no es otro que el hijo del Adelantado Alonso Fernandez de Lugo?

Narrarlo mucho me apena.

Era una noche serena,..

Cansados de tantas guerras

los guanches del Carrizal,

prefirieron que sus tierras,

evitándose otro mal

del Cabildo fuesen ellas,

y ellos, pagar censo rial

Pero al cumplir lo pactado

Las tierras no dieron frutos.

Las cigarras y el ganado

Llegaron, y ya absolutos,

Los dejaron arrasados.

¡Cuántos predios de valutos!...

Grandes sus penas serían

Al ver no poder pagar

El censo que prometían

Al Cabildo, y sin cesar.

Temiendo enojos vendrían

Dispusiéronse a emigrar.

Solos quedaron Ásena

Y su bella Tamaseche

Sin querer salir ¡Qué pena!

Dejar gofio, aho y oche! ([1])

Cuando una tarde tristona

Vieron tropas al aceche.

Narrarlo mucho me apena.

Era una noche serena,..

Esperan que el capitán ([2])

Viniese a cobrar el censo

Para explicarle su afán

En pagar tan ruin comercio

Más aquel malvado truhán

Les hace guardar silencio

¡Pobre Asena y Tomaseche!

¿Do tu gofio, aho y oche?

Dos soldados con espadas

Envisten a la pareja

¡En horas atribuladas

Darle una muerte baja!

Sin proferir una queja

sus cabezas son truncadas...

Por seres sin corazón

Las carnes fueron quemadas

Luego cenizas, y en montón

Cuatro manos muy airadas

Al viento sin compasión

Lanzáronlas oprobiadas.

¡Pobre Asena y Tomaséche!

¿Do tu gofio, aho y oche?

Mas ¡Ay!, en memoria eterna

Allá donde el viento suena

Y una luz chisporrotea

El Palmar con mucha pena

Colocó La Cruz de Tea

Por Tomaseche y Asena


[1] Gofio, leche y manteca

[2] Este hecho se le atribuye a Fernando de Lugo, hijo del Adelantado Alonso Fernandez de Lugo

Pens

 

Canarias con Cataluña

Una babel 10.4.2019

 

 

 

2.4.2019 Elroto