Jorge Dorta
Jorge Dorta
 
Estos días unos energúmenos pintaron una bandera española sobre unos grabados rupestres prehispánicos en la montaña de Jaifa declarada Bien de Interés Cultural.  No es la primera vez que este lugar, patrimonio cultural de todos los canarios, sufre un atentado. Tampoco es el único sitio de Fuerteventura que destrozan, también ha habido atentados en el denominado Sol de Tejate, en la Montaña de Tindaya o la estación de grabados de Los Risquetes. Cosas de llenar  Fuerteventura y Canarias de colonos españoles muertos de hambre.
 
Antonio Machado decía que en España de cada diez cabezas una piensa y nueve embisten. Ya conocemos al español, su prepotencia, su afán de dominio, el autoritarismo que lleva en el ADN, su falta de educación y de respeto. El español es como el talibán que trata de imponer su obsoleta visión del mundo a los demás por la fuerza si es necesario.... vencerán contra enemigos más débiles pero no convencerán. Los españoles no han cambiado desde que empezaron a venir a Canarias en patera hace 600 años a capturar esclavos y a matar su hambre. En su mentalidad de conquistadores, se creen que son es el sumún de la historia universal cuando son un país que en lugar de historia lo que tiene son antecedentes penales. No son modelo de nada, o al menos de nada bueno.
 
Ya Valle Inclán decía en Luces de Bohemia decía que España es una deformación grotesca de la civilización europea, que en España la inteligencia y el trabajo siempre se han visto menospreciados. Aquí todo lo manda el dinero. En España el mérito no se premia, se premia el robar y ser sinvergüenza. Por su parte
 
El español es un bufón vestido de legionario que cree que se llena de gloria asesinando indios en América, esclavizando guanches en Canarias, bombardeando aldeas en el norte de Marruecos o moliendo a palos a abuelas que querían votar. Al español no le importa cual desigual, ridículo o grotesco sea el combate y llama a eso "honor" cuando ni siquiera sabe como se deletrea esa palabra.
 
El español busca la aniquilación del otro, la humillación del vencido. Eso le hace sentirse fuerte e importante, le hace sentirse valiente. Esa actitud esconde su profundo complejo de inferioridad y su aun mas profunda mediocridad. Al español le da igual pelear contra un toro al que el rejoneador con la pica ha desangrado previamente, que contra un nativo desnudo, que contra un molino. El se monta su película y se ve a si mismo como un conquistador, como un valiente,....y con ello, el pobre desgraciado busca la aprobación y la admiración de los demás - para compensar su complejo de inferioridad - cuando en el otro lo único que despierta es menosprecio.
 
Hatuey fue un cacique taino que organizó la resistencia indígena en Cuba. Hatuey mostró a los Taínos de Caobana una canasta de oro y joyas, y les dijo: "Este es el Dios que los españoles adoran. Por esto pelean y matan; por esto es que nos persiguen y es por ello que tenemos que tirarlos al mar... Nos dicen, estos tiranos, que adoran a un Dios de paz e igualdad, pero usurpan nuestras tierras y nos hacen sus esclavos. Ellos nos hablan de un alma inmortal y de sus recompensas y castigos eternos, pero roban nuestras pertenencias, seducen a nuestras mujeres, violan a nuestras hijas. Incapaces de igualarnos en valor, estos cobardes se cubren con hierro que nuestras armas no pueden romper."
Cuando los españoles capturaron finalmente a Hatuey, este fue condenado a la hoguera. A punto de ser quemado el padre Olmedo le preguntó si quería convertirse en cristiano para subir al cielo, Hatuey pregunto:  "¿Y los españoles también van al cielo?" y al contestar afirmativamente el padreo Olmedo, Hatuey le respondió:"No quiero yo ir allá, sino al infierno, por no estar donde estén y por no ver tan cruel gente. " 
 
El español se ve como un conquistador lleno de honor y gloria, pero el canario lo vió como un ser patético y despreciable. Gauripas les decían, que en idioma guanche significa "hijos de la cólera", es decir una persona sin autocontrol ni honor, dominada por sus mas bajas pasiones. Este es la mejor descripción que nuestros antepasados encontraron para definir a aquellos que, sin mediar provocación por nuestra parte, vinieron aquí a matarnos, robarnos las tierras y las cabras, violar a nuestras mujeres y esclavizar a nuestros hijos.
 
Putos quemados sin palabra que mataron a su Dios. Gentes de corazón negro sin honor, que ignominiados en su misión no supieron ver más allá. En casi seis siglos no nos han dado ni la paz ni la justicia que predica su Biblia. Es hora ya de que se la devolvamos, porque ellos necesitan sus preceptos morales más que nosotros.
 
Desde su llegada trataron de imponer a la fuerza su cultura despreciable, y una religión y unos valores que ni eran los nuestros ni nada tenían que ver con nuestra esencia ni con lo que sentimos. De hecho vinieron a imponer una espiritualidad y unos valores que estaban muy por debajo de los nuestros.
 
El español es patético, su propósito es demostrar su superioridad ridiculizando y menospreciando al que ha vencido y en el proceso demuestra su mediocridad. Se comporta como el maltratador, un tipo frustrado que posee una baja autoestima que intenta compensar desvalorizando al otro. No se da cuenta el patán que esta protegido contra el nativo por las botas de la policía y los militares y la toga de los jueces,.. así es muy fácil ser valiente,... si no te iba a contar yo un cuento.


Español go home... vete a hacerte el valiente a Cataluña, allí podrás pegar a las abuelas y a manifestantes pacíficos y el Estado te dará unas dietas, una medalla, un paseo en barco y un aumento de sueldo...

 
 
 
 
 

Manuel Marrero 2Manuel Marrero Morales,

En los últimos tiempos, con motivo del proceso catalán, algunos partidos han pasado a autodenominarse constitucionalistas, de forma muy interesada, colocando al resto fuera de los límites constitucionales. Pretenden patrimonializar la Constitución.

Tanto el PP como el PSOE, y la muleta de ambos, Ciutadans, que cuentan siempre con el inestimable apoyo de Coalición Canaria cuando han gobernado, han incumplido reiteradamente la Constitución (vivienda, educación, sanidad, dependencia, empleo, igualdad…), bajo cuyo paraguas se refugian ahora, utilizándola como arma arrojadiza contra los que nos oponemos a sus tropelías, como es el caso de Podemos.

Al autodenominado bloque constitucionalista le interesan especialmente unos pocos artículos, que a la postre son: el artículo 2, sobre la unidad patria; el articulo 8 sobre el ejército, el 135 para poner el país a los pies de los bancos y priorizar el pago de la deuda y el 155 para aplicarlo de forma espúrea y bastante heterodoxa contra los sectores independentistas catalanes. El resto del articulado, cuyo cumplimiento reclama Podemos, como la vivienda, el empleo, las pensiones, la educación, la sanidad, la dependencia, a este bloque les importa muy poco y buenas pruebas de ello están dando con sus múltiples ataques a lo que resta del Estado del Bienestar.

La derecha del PP-C’s, junto con sectores de la justicia y el resto de poderes fácticos se han envalentonado. Y, ya puestos, quisieran recentralizar el Estado, hacen leyes para recortar derechos y libertades, legislan en favor de los poderosos atacando los derechos de los sectores más débiles, como es el caso de las personas jubiladas y pensionistas.

En esta carrera desenfrenada hacia la extrema derecha, que tanto predicamento tiene en otros países europeos, usan el mensaje xenófobo contra los refugiados y en consecuencia desarrollan sus políticas de no acogida, de vallas y concertinas.

No obstante, la guinda al pastel llega en las últimas fechas con la educación, por la que se niegan a apostar en tanto que servicio público, de titularidad pública, y que a coste cero pretenden impregnar de su ideología reaccionaria.

No sólo son incapaces de llevar adelante un pacto educativo, sino que contraatacan en la línea que hace años inició la ínclita Esperanza Aguirre cuando hablaba de “españolizar a los niños catalanes”; pues ahora su partido pretende uniformar al conjunto de la población escolar con su catecismo sobre los valores de Dios, Patria y Rey, haciéndonos retroceder más de medio siglo a pleno franquismo, cuando la ideología imperante se inoculaba en vena, a través de todos los textos escolares.

Ahora quieren hablar de educación en valores, exaltando el ejército, los valores patrios más rancios, a un rey impuesto, el himno, la indisoluble unidad patria, que tantos réditos les está dando entre algunos sectores de la población empobrecida, ninguneada, sin empleo o con salarios de miseria, con pensiones que no permiten salir de la zona de exclusión social, con recortes en sanidad, educación y dependencia, con miedo, con mucho miedo ¿miedo a perder qué? Esos son los valores con los que quieren uniformar a la población escolar.

Si quieren educar en valores universales, hay magníficos principios de los que echar mano: libertad, igualdad, fraternidad, solidaridad, justicia, paz, declaración universal de los derechos humanos y carta de la tierra.

Más ciencia y menos doctrina. Más espíritus críticos y libres y menos adoctrinamiento.

Manuel Marrero es Diputado del Grupo Parlamentario Podemos Canarias

Chema HernandezChema Hernández Aguiar


Es habitual que Canarias ocupe el primero o el último lugar en cualquier índice, ya sea el de mayor pobreza o el de menores salarios, siempre obtenemos la medalla de latón colonial. Nada de lo que nos rodea cotidianamente escapa al carácter y estatus colonial de las islas.

Mientras todo ello ocurre en el discurrir diario de los canarios, ese parlamento otorgado de latón, llamado de Canarias, suma vergüenza tras vergüenza.

Hace una semana los parlamentarios del PSOE y CC se entretenían haciendo garabatos de colores en las papeletas, PSOE de uno, CC de otro. Dicho divertimento buscaba detectar el parlamentario que los traicionaba en la tercera votación de los consejeros de la TVC. El final de dicha historia ni lo relato, no importa a casi nadie.

Y de verdad no importa. Esta semana la TVC recibía otra medalla de latón, siendo la de menor interés entre sus ciudadanos y la que menos contribuye a promocionar los rasgos culturales, según la FORTA.

Al día siguiente de la votación de colorines, PP y CC tenían un acuerdo que entregaba los puertos canarios al PP. Mientras esos parlamentarios andan con el gas y otros negocios que, de tanta avaricia e ineficiencia, no se detienen ni en los detalles, hacen autenticas chapuzas y terminan en los tribunales, paralizado, gracias a su ineptitud, al margen del disparate que significa su implantación.

Como ven este pseudoparlamento canario anda muy preocupado por los ciudadanos, por sus pensiones, por sus salarios, por los servicios sociales.

Mientras la prensa recoge hoy esta noticia, qué más que noticia, debía de ser portada.

“El 40,6% de los pensionistas canarios cobra por debajo del umbral de la pobreza”

“Canarias sufre la mayor tasa de pensionistas bajo el umbral de la pobreza de todo el país”

“Más de 152.000 perceptores, la mayoría mujeres, sobreviven con menos de 22 euros al día”

 “Canarias la sufre la mayor tasa de pensionistas en el umbral de la pobreza”

“Cuatro de cada diez pensionistas canarios viven por debajo del umbral de la pobreza”  

Hoy desgraciadamente tendremos que soportar la presencia de esos parlamentarios en las manifestaciones, los mismos que alejados de cualquier realidad social, ajenos en su actividad a los más, dedican todos sus esfuerzos a hacer más ricos a los ricos, más pobres a los pobres, a obtener ventajas fiscales para los grandes empresarios, a gasificar las islas, a pactar una y otra vez con el PP las políticas antisociales que también incluyen en los presupuestos las subidas de las pensiones.

Espero que alrededor de todos ellos coloquen un cordón sanitario.

En África, a 17 de marzo del año del Colapso.

 

 

Sin titulo 2Cristina Rivero Suárez

 

Tal y como sabemos, la oferta pública de empleo para este año 2018 impuesta por la Consejería de Educación en Canarias, asciende a la “módica” cantidad de 2041 plazas, repartidas en 33 especialidades docentes; plazas las cuales, sin estar sujetas a ninguna presión legal o administrativa que obligue a ofertarlas en una sola convocatoria, pueden ser distribuidas según necesidades, de aquí al 2022 ¿A qué viene tanta prisa?...

Canarias con una población que ronda los 2.200.000 habitantes, cuenta con un 84,8% de población en edad propia para la actividad laboral. Pues bien, centrándonos en el sector educativo y comparativamente a otros territorios como Andalucía, cuya población es cuatro veces superior a la nuestra, ofertamos todavía 54 plazas más que en el sur del estado o que, por ejemplo Madrid que sobrepasa tres veces nuestra población y, oferta 417 plazas menos que Canarias. Esto datos evidencian de forma palmaria lo catastrófico que puede ser el “efecto llamada” que desde los sindicatos venimos alertando para asegurar que el trabajo de casa se construya en casa; sin menospreciar la importancia que tiene garantizar la estabilidad de los claustros docentes de nuestra escuela pública, que tan significativamente repercute en la calidad del itinerario escolar a seguir por nuestro alumnado.  

 Analizando la tasa de interinidad docente en Canarias que actualmente asciende al 28% del total de la plantilla docente, supone un total aproximado de 7.000 trabajadoras/es en jornada completa o parcial. Ésta destaca por su experiencia laboral en el aula y en ella, la administración educativa ha invertido fondos públicos en los últimos cuatro años, siendo destinados a la formación y actualización pedagógica del profesorado. No está demás apelar al convivir diario de los mismos/as, que además de estar inmersos en la preparación de una oposiciones de este calibre,  se suma el estar ocupados/as en verter su creatividad, tiempo y esfuerzo en superar y ofrecer contenidos, vivencias, experiencias educativas y aprendizajes significativos en el aula, con el fin de ofrecer procesos educativos válidos para la inmensa mayoría de la diversidad actual de nuestro alumnado.  Se enfrentan sin contemplaciones al riesgo de ser despedidos-as después de años de dedicación a la docencia.

Es menester adoptar decisiones políticas que regulen el acceso a la función pública proyectado  en un contexto de retroalimentación positiva, dónde la calidad de las vivencias en el aula, se vean beneficiadas por estar gestionadas por adulto/as que encuentran un respaldo social en el trabajo educativo que hacen o quieren desarrollar en un futuro próximo. Para ello venimos reclamando, cuasi ya de forma histórica desde el STEC-IC, un sistema justo e igualitario: el Acceso diferenciado, un sistema a todas luces justo y equilibrado que garantiza los derechos y oportunidades tanto del profesorado interino como de los opositores libres; sin duda, sería una medida administrativa que ofrecería una salida socialmente muy constructiva.

Ya por último, y por continuar en la línea de cosas que nos debieran preocupar…nos referimos al alarmante índice en descenso de natalidad que sufre Canarias, el cual ha sido de un 20% en los últimos años. Este hecho en educación también presenta claras repercusiones, reflejado en los continuos cierres de centros educativos y consecuente pérdida de puestos de trabajo, lo que deriva en tener al actual funcionariado de carrera, dando tumbos por el archipiélago sin ejercer su derecho ya adquirido de destino definitivo. Entonces la duda puede ser… ¿estarán garantizados los derechos laborales de todos los y las funcionarios/as de carrera que entren  a formar parte de la comunidad educativa en Canarias el próximo curso escolar?

Ante la apertura de tantas dudas, se hace imprescindible hacer un llamamiento a la Consejería de Educación, una vez más, subrayando la necesidad de ser coherentes en las decisiones políticas sobre un servicio público tan relevante como el educativo. La solución pasa por ofrecer un escalonamiento de las plazas ofertadas para 2018 de aquí hasta el 2022, según las necesidades reales del sistema educativo. Esta “solución” debe adaptar con criterio el acceso del funcionariado público, teniendo en cuenta las condiciones reales de la población implicada y sobre todo evidenciando que, contando con plantilla profesional y formada para los servicios del sector, con la mejora de los recursos ya existentes y adaptando una infraestructura que acompañe en condiciones, se asegure una gestión política equilibrada para con la Escuela Pública, la de todas/os. No por mucho madrugar, amanece más temprano.

* Cristina Rivero Suárez es miembro del STEC-Intersindical Canaria

 

J. BethencourtJaime Bethencourt 

 

        La cacería emprendida contra líderes y cargos públicos nacionalistas catalanes que ha llevado hasta hoy a la cárcel o al exilio a 16 ciudadanos y ciudadanas de marcada conducta pacifista, sobrepasa la línea roja de lo admisible en un Estado pretendidamente democrático para situarnos en la ciénaga del autoritarismo, la quiebra de derechos fundamentales y la persecución ideológica. Cada día que pasa se refuerzan la evidencias que la tan cacareada separación de poderes  son en el Estado Español inexistentes, repartiéndose entre los aparatos ejecutivo y judicial el trabajo sucio con el objetivo de impedir, por un lado, la constitución en Cataluña de un gobierno legítimo salido de la voluntad popular, y por otro, descabezar un movimiento ideológico constitucionalmente protegido, encarcelando a sus líderes mediante la infame imputación de los peores delitos del arcaico y severo código penal español, impidiéndoles  cualquier movimiento de acción y, de paso, extendiendo la intimidación sobre su entorno ideológico en el territorio catalán, y por prolongación, hasta aquellas personas y organizaciones que defendemos la soberanía nacional para Canarias.

       Ciertamente, haciendo un rápido repaso sobre los autos  represivos del juez Llarena y el núcleo duro de la judicatura que le circunda, y ante la inexistencia de cualquier hecho objetivo que avale la comisión de los delitos por sedición o rebelión de los procesados, la judicatura actuante se fabrica un auto novelado de hechos inciertos, pero también cocinados sobre las "intenciones" que, según la maquinadora mente del juez, tenían  los inculpados. Pero, tal vez el hecho más ignominioso de esta farsa lo encontramos en uno de los considerandos judiciales que, sustituyendo el bastón de mando institucional de Puigdemont por la pistola del facineroso Tejero y las metralletas golpistas, homologa tendenciosamente el asalto del 23 F con el comportamiento de los demócratas políticos catalanes represaliados..  

         Con tan endeble y avieso argumentario, y jaleados por el triunvirato (PP, PSOE y Ciudadanos), líderes nacionalistas, cargos institucionales y hasta el propio presidente de la Generalidad, son encarcelados u obligados al exilio sin juicio o sentencia condenatoria alguna. Tampoco el hecho de haber resultado elegidos como cargos públicos en la consulta popular impuesta por el gobierno español tras secuestrar la autonomía catalana y disolver el parlamento, hizo reconsiderar la inquisidora prisión de los políticos o la persecución de otros tantos exiliados. Además, el último de los tres candidatos a la presidencia de la autonomía catalana es llevado a prisión, precisamente, pocas horas antes de que pudiese resultar elegido y habiendo presentado el día anterior su programa de Gobierno en las dependencias de la voluntad popular.  Como epílogo de esta obscena e inquisidora historia,  la resolución del Comité de Derechos Humanos de la ONU, conminando  a España al respeto de los derechos políticos del encarcelado Jordi Sánchez, además de ser incumplida e ignorada por el gobierno de Rajoy, es silenciada por la mayoría  de los medios de comunicación del Estado. Esta resolución sigue a otras dos anteriores del Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo que en el corto periodo de los dos últimos  meses,  condena a España por grave maltrato a presos vascos, y otra, por atentar contra la libertad de expresión. Además, el informe anual de Amnistía Internacional ennegrece aun más tan negro currículum con un sin fin de reproches por prácticas autoritarias. Ya antes y pasando a la ejecución del manual fascista heredado de la dictadura, bajo la coordinación de este actualizado Tribunal de Orden Público, se multiplican las cargas policiales, se ocupan las calles catalanas con 10.000 policías más, se secuestran y destruyen urnas y se generalizan las agresiones contra los centros de enseñanza.

        Y es aquí donde otra circunstancia nos acerca a la identificación del Estado Español como régimen político no democrático. Desde la prensa y los medios de comunicación, principalmente los de carácter público, se desata una férrea campaña de desprestigio contra los encarcelados y huidos, se ridiculiza a la autonomía catalana, se demoniza  a los independentistas homologándoles a golpistas, se desprecia la presunción de inocencia de los perseguidos y se arenga a los poderes del Estado a aumentar su represión contra el nacionalismo. 

          En esta pesadilla que ahoga las libertades, la voz de muchos demócratas, partidos políticos y sindicatos, se ha hecho  cobardemente imperceptible para reclamar justicia y el respeto de los derechos humanos. Turul, Rull Romeva, Bassa, Carmen, Jordi Cuizart, Jordi Sánchez, Junqueras, Forn, y los exiliados Puigdemont, Meritxel, Toni, Lluis, Clara, Amna y Marta, hombres y mujeres de honor que testimonializan la existencia de presos y exiliados políticos en una monarquía y un gobierno represor que añorando  el pasado y la dictadura,  nos devuelven a la pesadilla de la persecución de la disidencia política.     

Jaime Bethencourt Rodríguez

del Secretariado Nacional de Intersindical Canaria

Isabel Fuentes 1Isabel Fuentes

Si tuviéramos que pensar en cómo destruir un servicio público, lo más fácil sería abandonarlo y dejar que todo el mundo empiece a hablar mal de él. Eso es lo que hace precisamente la Consejería de Educación y Universidades, con el personal de administración y servicios (cocineros, ayudantes de cocina, auxiliares de servicios complementarios, aux. educativos, aux. administrativos, mantenimiento, subalternos, personal de limpieza, maestros de taller, etc.) que prestan servicios en los centros públicos de Canarias.

A lo largo de los años y gobierno tras gobierno han ido generando una desafección y un desprestigio hacia este personal, el cual no hace otra cosa que realizar lo mejor posible su trabajo y en la medida de sus posibilidades. Y ¿por qué en la medida de sus posibilidades si son empleados públicos? Porque este personal no cuenta con los recursos suficientes ni con las mismas posibilidades que otros empleados públicos para desarrollar sus tareas. A ello habría que añadirle las condiciones laborales pésimas que sufre este colectivo. 

A este personal se le asigna hasta tres centros para compartir, y eso si tienen suerte que le avisen con antelación. Es muy habitual avisar el mismo día cuando la persona llega a su centro de trabajo para que se desplace a otro centro a cubrir la necesidad que existe por falta de personal, y así, día tras día sin saber en que centro va a trabajar al día siguiente, porque las vacantes tardan hasta más de tres meses en cubrirse y el personal trabaja por encima de la ratio establecida. Y hablamos de personal que en ocasiones se desplaza en transporte público y que solo cobra algo más de 500 € mensuales. Para este personal no hay concurso de traslados entre consejerías, ni promoción interna, no existe ningún procedimiento por el que una persona que presta servicios en un centro pueda realizar carrera profesional. Alguna vez escuché, que los presos tienen más posibilidades que el personal de administración y servicios de los centros.

Esto, en resumen, se llama “desvestir un santo para vestir otro”, porque es un sinsentido que salga una persona de un centro donde está prestando un servicios para cubrir las necesidades de otro que también acusa falta de recursos humanos.

Asimismo destacar el tema de la ropa de trabajo o los EPI (equipos de protección individual) que necesitan estas personas para realizar sus tareas a lo largo de la jornada. Han sido nefastos los procedimientos de licitación, las empresas encargadas de suministrar el uniforme no han cumplido con las tallas y el número de prendas y el personal ha terminado por tener que comprar su propio uniforme. En algunos centros se les niega guantes de látex necesarios para el aseo de los alumnos con discapacidad, se tienen que comprar sus propias botas de agua para entrar en las duchas y los EPI no existen, ni se les espera.

Y no satisfechos con eso, se les detrae de la nómina al personal subalterno y aux. administrativo (que también comparte centro), el complemento de atención a la ciudadanía, porque anteriormente se les abonaba el plus de atención al público y al cambiar de nombre y de criterios, la Secretaría General Técnica, decide  que quienes cumplen con los criterios son los auxiliares administrativos, durante tres meses del periodo de matrícula en los CEIP (es cuando más atención al público hacen, según la Secretaría General Técnica) y cinco meses en los IES, EOI, etc, abonándoles solo esos meses y no los doce meses que venían cobrando anteriormente, además de crear diferencias entre personal de la misma categoría. Es fácil de demostrar que el personal de administración atiende regularmente también fuera del periodo de matrícula. 

Una vez más tenemos una clara evidencia de la desidia y abandono por la Consejería de este personal, que también comparte centros, aún cuando el Consejo Escolar de Canarias ha solicitado en sus informes de final de curso, la permanencia de estas personas los cinco días de la semana.

La guinda del pastel, la ponen las personas que desempeñan la categoría de maestros de taller, a quienes en plenas navidades se les detrae de la nómina entre 600 y 700 euros, porque según un informe de Intervención General había que abonarles la nómina como grupo III y no como grupo II, cuando tenían sentencias ganadas y existía jurisprudencia suficiente que avalaba los importes que venían percibiendo desde hace más de 15 años. Esto lógicamente terminó en los tribunales, los cuales obviamente dieron la razón a los trabajadores.

En definitiva, el personal de administración y servicios asignado a los centros educativos, después de compartir hasta tres centros en una semana, de trabajar por encima de la ratio establecida, de comprarse su propia ropa de trabajo, de aguantar que le descuenten en la nómina los complementos  que perciben otras personas de la misma categoría en otras consejerías y se les detraiga cantidades importantes en algunos casos sin resolución, sigue desempeñando su labor de manera impecable y extraordinaria, porque son ellos los que gobierno tras gobierno, quedarán en sus puestos prestando el mejor servicio en los centros públicos de Canarias.

* Isabel Fuentes Suárez es miembro de la Sección Sindical de Personal Laboral del STEC-Intersindical Canaria