Rese 1

15.5

 

 

 

Ramon TrujilloRamón Trujillo

 

Canarias necesita un amplio debate público sobre sus infraestructuras de transporte para evitar nuevos despilfarros. Ginés de Rus, catedrático de economía aplicada de la Universidad de Las Palmas, escribía hace años que “no es infrecuente que se acometan proyectos cuya rentabilidad social esperada es negativa. En este caso, las infraestructuras reducen el nivel de bienestar social, al constituirse en una carga, en sus gastos de construcción, explotación y mantenimiento para el conjunto de la sociedad”.

El gasto en infraestructuras innecesarias obviamente no ocurre sólo en Canarias. En 2008, antes de sufrir los efectos de la crisis, España dedicó el 1,62% del PIB a infraestructuras. Ese mismo año Alemania destinó el 0,7% de su PIB, Francia el 0,5% y Estados Unidos el 0,49%. En realidad, países como Alemania, Reino Unido y Estados Unidos nunca han dedicado el 1,6% de sus PIBs a infraestructuras en tiempo de paz. Esto nos da la medida de nuestra desmesura.

En marzo de 2018, Ginés de Rus compareció en el Parlamento de Canarias y propuso crear una agencia de evaluación de proyectos de infraestructuras, independiente de la administración que promueva el proyecto. Explicó que España sólo usa el 50% de su capacidad portuaria. Afirmó que el Puerto de Arinaga no tenía viabilidad (recordemos que recibió tres barcos en sus cuatro primeros años) y añadió que el Puerto de Tazacorte se hizo después de remitir tres informes de coste-beneficio a la Comisión Europea que fueron rechazados. Dieciséis años después de su inauguración, el Puerto de Tazacorte recibió su primer crucero y, de inmediato, las autoridades locales han exigido su ampliación.    

Ahora se plantea gastar más de 40 millones de euros en ampliar el muelle de Agaete, pese a que sólo se cubre el 30% de las plazas que oferta. Luis Ibarra, ex presidente de la Autoridad Portuaria de Las Palmas, rechazó la ampliación de ese muelle    y lo comparó con los que “no han cubierto ni mínimamente las previsiones […]: Arinaga, Tazacorte, Gran Tarajal, Granadilla…”. Sobre este último, el pasado mes de junio, el alcalde Granadilla declaró que su predecesor “estaba engañando a la ciudadanía […] cuando hablaba de los miles de puestos de trabajo que iba a traer este puerto” y que no trajo. Más aún: en julio, el presidente de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia afirmó, sobre la implantación de instalaciones para el gas natural, que “nosotros sólo nos sentimos incómodos cuando se intentan socializar las pérdidas” y señaló que ese era caso de Granadilla.

En Tenerife se plantea destinar 200 millones de euros a la construcción de un puerto en Fonsalía, aduciendo la saturación del cercano puerto de Los Cristianos. Sin embargo, Pedro Suárez, presidente de la Autoridad Portuaria de Santa Cruz de Tenerife, declaró, en septiembre, que al puerto de Los Cristianos “no le pasa nada porque el problema está en el acceso” debido a los atascos de tráfico. Y la solución al atasco no es construir otro puerto.

Asimismo, en su comparecencia parlamentaria, Ginés de Rus afirmó que “no hay ni una sola evaluación económica que justifique la construcción de trenes en las Islas” y el consiguiente gasto de 5.000 millones de euros. Es llamativo constatar, por ejemplo, que el consejero de Política Territorial del Cabildo de Tenerife declarara, en julio, que gastar 2.600 millones en trenes en la Isla “a lo mejor no es lo más idóneo”. Sin embargo, en noviembre, el presidente del Cabildo pedía a AENA que la futura terminal del Aeropuerto del Sur se coordine con el futuro tren del Sur. Por otra parte, un informe técnico del Cabildo señalaba que los ingresos del futuro tren del Norte sólo cubrirán el 26% de los costes.

Hay más infraestructuras previstas que debieran ser objeto de evaluación independiente. Por ejemplo, la construcción de una tercera pista en el Aeropuerto de Gran Canaria y de una segunda pista en el Aeropuerto de Tenerife Sur. En 2018, movieron respectivamente 13 y 11,2 millones de pasajeros. Ya que no llegan a utilizar ni la mitad de la capacidad de sus pistas es lógico preguntarse si hay que construir más pistas. ¿Por qué el aeropuerto londinense de Gatwick llegó a mover 35 millones de viajeros con una pista y, sin embargo, en Canarias hacen falta tres pistas para mover 13 millones?

Podríamos poner muchos más ejemplos para mostrar que necesitamos un debate sobre infraestructuras sereno e informado. Canarias merece un debate honesto para priorizar racionalmente el uso de los recursos públicos.  

Ramón Trujillo

 

Francisco Javier 2007Francísco Javier González

 

Nuestra Ani Oramas, ya mostró su capacidad de reconvertirse instantáneamente de Dr. Jekyll a Mr. Hyde –en femenino, por supuesto- con motivo del rifirrafe que montó con el Pablo Iglesias cuando la frustrada moción de censura contra el sátrapa Rajoy en junio de 2017 por ejercer este de Alí Babá al frente de los 400 ladrones de su PP. Todo fue, en apariencia, a cuenta del supuesto “tonito machista” del podemita al que, a juicio de la diputada, “no le gustan las mujeres no sumisas” pero en el fondo lo que había era el apoyo de todo el aparato de  Coalición Canaria y su afuchado presidente a sus conmilitones de la derecha española. Ahora, reconocida su oratoria con el premio Emilio Castelar, se ha superado por todo lo alto para rechazar los Presupuestos españoles, dándole un empujoncito a Sánchez pa’que ruede rapidito cuesta abajo.

La diputada ha sacado las garras como siempre en defensa de la unidad patria –la suya, España- y sus instituciones pero, a mi juicio, esas garras están bastante ferrujientas pñor mal uso. Empezó Ani con una muestra, repulsiva por lo anacrónico, del más deleznable clasismo con su referencia a las 3.000 viviendas sevillanas. ¿Olvida, tal vez, la cantidad de barriadas de idéntica época y factura que tenemos en Canarias? ¿Le recuerdan algo los nombres de Ofra, Somosierra, Cuesta Piedra, La Verdellada…? Seguro que, aunque sea por querencia familiar franquista, al menos recuerda el de García Escámez. Creo que, de viviendas sociales, debe Ani saber bastante. Su marido, Pablo Nieto Peña, fue durante años gerente de VISOCAN –Viviendas Sociales de Canarias- en una etapa de crisis en que esa empresa pública llevó a cabo varios desahucios. Claro que los míseros sueldos de esos directivos, de alrededor de 100.000 eurillos anuales, había que sacarlos de algún lado. Me pregunto si tendrá la cara dura de ir a dar algún mitin, en las elecciones que se avecinan y que trata de acelerar, por cualquiera de esas barriadas donde, al igual que en la sevillana a la que desprecia, viven tan excelentes personas como las que pueden morar en la zona residencial lagunera  donde habita.

Sabemos que de casta le viene al galgo. Ani Oramas hace honor a su clase social y nos recuerda que esa clase, la alta burguesía criolla, retoños del fascismo franquista que usurpan y putean el calificativo de “nacionalistas” con que se disfrazan, están en otra orbita que la nuestra, la del pueblo canario llano. El abuelo de Ani era el cacique lagunero Leoncio Oramas Díaz-Llanos, al que el general Primo de Rivera concedió la Exclusiva del transporte por carretera, nuestras antiguas guaguas encarnadas. “Don Leoncio” era el máximo representante en esta  colonia del aspirante al trono hispano Juan de Borbón y luego de su hijito Juan Carlos, célebre por sus proezas cinegéticas y donjuanescas. Su tío, Leoncio Oramas Tolosa, procurador en las Cortes franquistas, alcalde de Santa Cruz, Presidente del Cabildo y no sé ni cuantas sinecuras más, se jactaba de su poder con una frase que se ha hecho famosa “El rey es amigo mío y el rey en Tenerife soy yo”. ¿Podía, pues, esperarse otra cosa de Ani Oramas? Guste o no, la lucha de clases sigue vivita y coleando.

La nacionalera  Oramas puso a caldo de potas al gobierno español y a su presidente por despreciar a Canarias y a los canarios –recochineo incluido- a pesar, dijo, de no ser como otros – los réprobos catalanes- que tratan de romper el estado. Nosotros, recalcó, siempre hemos defendido el estado, aunque “somos pacientes, pero no tontos” –cosa que tengo que poner en duda al ver como elegimos a nuestros genuflexos representantes políticos- para terminar con aquello del uso de la razón y no de la fuerza, pero ¡ojo al parche! que no nos empujen  porque !!NOS ECHAMOS AL MONTE!! Solo una preguntita. ¿Porqué ahora explotas y no con Rajoy y sus cleptómanos o frente a cualquiera de los gobiernos españoles de diversos colores que han machacado a esta tierra y a sus habitantes, saqueando sus recursos?

Anita. ¡Lástima que en época del MPAIAC estabas por las juventudes de la UCD de Javier Arenas y que tu raigambre monárquica y españolera te cegaba esa razón,  que ahora recomiendas usar al presidente hispano, en vez de la fuerza! Seguro que hubieras podido ser una eficaz colaboradora de aquel independentismo incipiente ya que, oyéndote y viéndote en el Congreso metropolitano, estas dispuesta a todo, hasta a echarte al monte porque ¡CANARIAS EXPLOTA!

Francisco Javier González.

Nona PereraNona Perera

 

 

Gloria Moreno es la sargento jefa del destacamento del SEPRONA en Lanzarote, y la mayoría de las personas que la hemos conocido por alguna de sus actuaciones sabemos que ha desarrollado su trabajo de forma honesta y siguiendo el mandato constitucional de perseguir el delito y las irregularidades.

Su nombre se hizo popular en los medios de comunicación en 2015 cuando, en el estricto cumplimiento de su deber, acabó con veinte años de prácticas furtivas en el islote de Alegranza relacionadas con la matanza masiva de las pardelas protegidas que protagonizaban los banquetes de un puñado de hombres poderosos.

Pero también oímos hablar de ella cuando logró la primera condena de cárcel por maltrato animal para las dos personas que se atrevieron a golpear al pequeño King hasta casi matarlo. Y no menos célebre fue su incansable trabajo e investigación a la perrera municipal de Arrecife por supuestos maltratos, adopciones sin control y sacrificios masivos de más de 1.000 animales en los últimos años.

En la actualidad y en el desarrollo de su trabajo, Gloria Moreno soporta maltrato, acoso, persecución y ensañamiento, principalmente por identificar y denunciar al citado grupo de 19 hombres bien posicionados que en secreto mataban y comían pardelas en Alegranza, o por combatir el maltrato animal logrando llevar ante el tribunal a los culpables y conseguir condena carcelaria como hemos escrito.

Por estos trabajos, la sargento fue víctima de seis sospechosos expedientes disciplinarios, de los cuales tres ya fueron ganados por la sargento; y dos procedimientos judiciales, siendo uno de ellos archivado por demostrarse que se trataba de una denuncia falsa del veterinario de la perrera municipal de Arrecife, mientras que otro se halla pendiente de juicio oral.

Este se centra en poner en conocimiento del órgano superior la información recibida que dentro del SEPRONA existía un presunto chivato que informaba a quienes durante años han practicado matanzas de pardelas (y no por necesidad alimentaria como antaño) en Alegranza.

Por cumplir con su obligación de poner en conocimiento al órgano superior de esta información le piden seis años de cárcel. Las personas que no conocen a Gloria deben entender que la ofensa de la que es objeto es suficiente para que desista de trabajar en la Guardia Civil, o para que permanezca de baja médica durante años, tal y como lo hacen algunos de sus compañeros contribuidores de su actual situación.

Pero las personas que la conocemos sabemos que Gloria tiene interiorizado el alto nivel de machismo que impera en la Guardia Civil, y que además lo combate, que su perseverancia en trabajar en el SEPRONA es más resistente que la que exhiben sus mandos, y que la pasividad que muestran las administraciones que deben protegerla por realizar su trabajo de manera honesta y siguiendo el mandato constitucional, no hará que abandone sus propósitos.

En este punto parece obligado preguntarse a quiénes protegen unas instituciones que, lejos de personarse en los juzgados a su favor, escenifican su paraplejía no interviniendo en la causa. Lo que resulta curioso de todo esto, no es el papel que ha desempeñado el juzgado, la Guardia Civil, la Delegación del Gobierno de España en Canarias, el Ayuntamiento de Arrecife, el Cabildo Insular de Lanzarote, el Gobierno de Canarias, el Ministerio de Transición Ecológica, el de Interior o el de Igualdad y sus intentos de apartarla de su vocación, sino de lo débiles que resultan todos estos empeños para que, año y medio después, Gloria pueda seguir luchando contra los gigantes a los que le ha ganado tres de las cinco causas abiertas contra ella, mientras otras permanecen irremisiblemente sin concluir.

La fuerza de la sargento jefa Gloria Moreno se concentra en luchar contra las causas injustas, aunque entiende que a las personas responsables de la Guardia Civil, incluido el Ministro Fernando Grande-Marlaska, les resulte más fácil expedientarla y expulsarla del cuerpo si pudieran, antes que depurar y apartar del servicio a los cargos de mayor graduación que operan con altas dosis de impunidad, quienes se ponen de acuerdo sin hablarse y confabulan por separado bajo una misma sintonía en las causas contra Gloria, sin importarles la veracidad de los hechos.

En los orígenes, en el fondo, en la forma y en la superficie de las causas abiertas contra Gloria se encuentra el machismo perseverante con sus muestras de maltrato, acoso, persecución y ensañamiento. Los expedientes disciplinarios internos impulsados por el coronel Ricardo Arranz y el Capitán Germán García centrados en Gloria constituyen una materia altamente atractiva para estudiar el machismo en la administración militar y en otras administraciones públicas que no dudan en quedarse, ante el asesinato de una mujer, quietas y calladas un minuto, mientras las cámaras de televisión activadas muestran al mundo su estado de parálisis y mudez, circunstancias que les retrata.

Les propongo dirigir la mirada hacia estas causas, interesarse por este asunto que sucede en esta isla paraíso a la que anualmente vienen más de tres millones de personas atraídas por su belleza y con el propósito de permanecer en estado nirvana en esta Reserva de la Biosfera.

El objeto de esta propuesta es cuantificar el nivel de reconocimiento de hechos y situaciones de preponderancia masculina que somos capaces de advertir. Se trata de analizar los hechos, no los dichos, para evaluar la distancia que existe entre las leyes que pretenden igualar el tratamiento entre mujeres y hombres y los sucesos que vivimos, porque sin análisis no tomamos conciencia de que está sucediendo lo que ocurre: se practica y toleramos un alto nivel de machismo en los cuerpos y administraciones públicas, y se oculta por quienes lo promueven y por sus colegas, quienes cierran filas ante los sucesos. Es el machismo que empieza por la palabra y acaba en los hechos.

De poco sirven las leyes si no se vigila su cumplimiento, de nada le vale al PSOE los anuncios y nombramientos de mujeres para ocupar carteras ministeriales si luego no actúa con rapidez ante lo que resiste Gloria Moreno, porque lo único que demuestra este partido y tantos otros es la pose fotográfica mientras se siguen asesinando a mujeres por serlo y tolerando el acoso en los lugares de trabajo.

Imperceptibles fragmentos de pruebas potencialmente relevantes se encuentren en los expedientes de Gloria Moreno, como, por ejemplo, la relación entre algunas de las personas identificadas en la merienda de pardelas con alijos de drogas o también con la violencia machista.

Como respuesta a su trabajo, la sargento es el blanco de la tortura, de la negación de la importancia de su trabajo, ya que no pueden evadir su existencia. Pero a pesar de ello, Gloria es una mujer a la que le interesa más la justicia que la victoria y por ello no hace todo lo posible para olvidar lo que está viviendo, porque sabe que es importante recordar, porque la memoria le suma sabiduría.

Cuando todo esto transcurra resultará que Gloria será mucho más sabia y fuerte, y estará preparada para afrontar nuevos retos porque habrá derribado a varios gigantes de uniforme, a los que se atreven a pedir disculpas a otros porque ella ha hecho su buen trabajo.

La defiendo y le prendo medallas por su valor y resistencia, por vencer a hombres que con su ceguera e ignorancia contribuyen a la oscuridad de las mujeres de estas islas.

 

imagen image2WLADIMIRO RODRÍGUEZ BRITO

 

Nuestros pueblos han tenido y tienen unos vínculos históricos y de sangre que hacen que lo que ocurre al otro lado del Atlántico nos impacte. La actual coyuntura social nos preocupa, esperando sea lo más corta, dado el sufrimiento que tiene dicho pueblo, en temas tan básicos como los estómagos vacíos, aunque con el estómago lleno no se sabe mirar para el pueblo. Como dice el expresidente de Uruguay José Mujica, "con el estómago vacío no se hacen revoluciones".

Las relaciones entre los alimentos y los venezolanos ponen de manifiesto que las cosas se han hecho mal en un largo periodo histórico. Al depender del petróleo para alimentar a dicho pueblo, se ha ido sembrando una cultura del derroche y despilfarro dentro de una clase media separada del trabajo y el esfuerzo que sí vivieron y sufrieron muchos isleños, comprometidos con el país bolivariano, haciendo surcos y produciendo alimentos, sembrando señas de identidad en el paisaje agrario y paisanaje con un rico paisaje rural, pero también en la alimentación de los venezolanos. Los frijoles los conocimos en Cuba, en Venezuela son "caraotas"; en ambos pueblos son alimento básico, las llamadas proteínas de los pobres? valga como referencia del fracaso de la llamada Revolución Bolivariana el precio de las caraotas.

Los precios de los alimentos y los salarios como referencia. Un trabajador gana al mes menos de diez kilos de frijoles. Con 18.000 bolívares les da para dos kilos de queso o 60 huevos, con 1.600 bolívares una arepa, 9.000 bolívares un kilo de carne molida, etc. Tres mil bolívares equivalen a un euro, una economía dolarizada dada la hiperinflación de un país que solo sembró petróleo, creando una económica fuertemente dependiente. El campo venezolano es fértil, de una hectárea de frijoles se obtienen más de mil kilos de frijoles, el país reúne condiciones para alimentar a más de cien millones de personas hoy con carencias básicas. Hemos pasado del petróleo a 1oo dólares el barril de los "indios tabaratos" y una clase media visitando los centro de cirugía estética en Madrid y Miami, a ver los hospitales sin material básico y los niños desnutridos. La Revolución Bolivariana únicamente les dio un tirón de orejas a los de siempre, que eran los mayores consumidores de whisky del mundo, comprando mansiones en Miami o en Madrid. Mientras la Revolución Bolivariana hace declaraciones para la galería, maltrata a los agricultores en nombre de un supuesto socialismo, interviene fincas que producen alimentos, crea inseguridad en las empresas y en empresas agrarias que han apostado por mantener la producción. Además, fija precios agrarios con costes superiores a los que pagan a los agricultores. Por otra parte, la inseguridad, el secuestro y el robo hacen aún más grande la problemática en la actividad agraria. Como ejemplo esta la intervención de Agroisleña y otras empresas básicas en inputs en el campo (dedicadas al almacenaje, el asesoramiento o la distribución), cuyo papel ha sido ahora sustituido por la burocracia de la administración o por el llamado "bachaqueo" (mercado negro de Venezuela), sembrando escasez y miseria.

De los petrodólares a las petromiserias. La llamada Revolución Bolivariana se encontró con petróleo a 100 dólares el barril, un manantial que manaba cuatro millones y medio de barriles diarios, es decir, quinientos millones de dólares, creando un mundo de farándulas, regalos, petrocaribe y fiestas para los de siempre. A los campesinos los olvidan y maltratan, muchos eran isleños, que habían creído en aquel país, invirtiendo y mejorando explotaciones que ahora, en nombre de la supuesta revolución y el malandraje, marginan y aburren, aunque sean los únicos productores de comida. Y todo esto en una coyuntura en la que se carece de dólares para importar, haciendo que la comida sea un bien escaso, en uno de los pueblos más ricos en suelo y agua de América latina.

 

A. Sarda. 29.9.2018Antonio Sardá

 

Los medios de comunicación, actualmente de forma especial en su campaña contra el pueblo bolivariano y su trayectoria en búsqueda del socialismo del siglo XXI, resuman falsedad, cinismo y odio de clase por cuatro costados.

Guerra ideológica como la actual y al servicio de los intereses impúdicos y bastardos de la plutocracia imperialista, cuando accedamos a una sociedad más justa, se estudiará hasta en los colegios de primaria como campaña “perfecta” de acondicionamiento y aborregamiento de la opinión pública para impunemente desatar sus mecanismos de retroceso social y muerte.

Siento vergüenza por el genuflexo servilismo de los partidos autodenominados “de cambio” “socialistas” o “de la gente”, asistiendo coparticipes a un golpe de estado; así como también, entre tantos, la Unión Europea.

¡Para vomitar! Por salud mental, se hace circunstancialmente necesario no leer y/o ver nada sobre este tema realizado por la fábrica de producir mierda (medios de comunicación).

Razón tenía Aimé Césaire, en su “Discurso sobre el  colonialismo” (se encuentra buscando en Geogle y recomiendo leerlo) al decir la que la vieja Europa ha sido incapaz de superar la contradicción que supone el proletariado y el colonialismo, y concluye su profundo análisis afirmando que “Europa es indefendible”

Desde mi rabia y mi ternura solidaria surge el grito, dándome sentido de ¡Viva la revolución Bolivariana!, ¡Viva la solidaridad de clase internacionalista! ¡Venezuela vencerá¡ 

Antonio Sardá Artiles

 

Raul VegaRaúl Vega

Pago yo. Mejor dicho, pagamos nosotros. Vete a Fitur y échate algo a nuestra costa. Está justificado. Turismo, empleo y desarrollo económico para las islas. Cada año visitan Fitur concejales, consejeros, presidentes, alcaldes, asesores, empresarios y todo un espectro representativo de las islas, tenga o no que ver con el turismo. Los datos hablan de 611 empresas y más de 1.000 personas acreditadas bajo el paraguas de Canarias. Paga Canarias. Del coste poco se sabe, se hará público probablemente en próximos meses, pero eso sí, Canarias se hizo este año con el premio al mejor stand. No es moco de pavo. Además, gracias a estas ferias vienen a Canarias unos 16 millones de turistas, nada más y nada menos. Pero pongamos freno a la euforia, los empresarios dicen que viene un Brexit a las malas que a ellos les sirve para volver a llorar.

Los más listos completarán el tour en el World Travel Market de Londres y en la ITB de Berlín, pero Madrid y Fitur tienen un color especial para una gaviota canaria que va a defender los encantos de Canarias entre vinos de La Rioja y chuletones de Ávila, todo ello cuando las luces de Ifema se apagan. El mejor stand, nada más y nada menos, para sentirnos orgullosos. También que vengan más de 15 millones de turistas que están tirando de la economía, qué ecotasa, qué limitación turística, qué capacidad de carga. Ellos vienen, los empresarios hacen caja. Nos paseamos por Fitur hablando las maravillas del destino y atrayendo al turismo “peninsular”, no de Jandía ni de La Isleta, sino de la Ibérica, la de los caldos de calidad que paga el contribuyente, la de las comidas copiosas y, dicen las malas lenguas, la de los burdeles nocturnos que metemos como gastos.

Pero más allá de los presuntos límites de la desvergüenza de algunos, Fitur sirve para atraer ese turismo de la Ibérica península. Eso sí, las agencias de viaje piden a los hoteleros que adelanten ofertas y bajen los precios (Canarias 7, versión impresa, viernes 25 de enero, página 26). Con ello pretenden compensar las temidas consecuencias del Brexit y la previsible bajada del turismo europeo. Con todo, si tenemos que bajar los precios para que vengan, el interés por venir en verano a Canarias no ha de ser demasiado alto. Además, si las condiciones de los trabajadores no han mejorado con los precios más altos, si vienen menos y bajamos los precios, la situación se va a estancar cuando no a empeorar. La cuenta de resultados tiene que cuadrar, que para eso vamos a Madrid a representar a Canarias.

Cuando el presidente Clavijo hable de diversificación económica, recuerden sus halagos al empresariado turístico canario en el Foro Líderes de la Agencia EFE, con la presencia de José Carlos Francisco y Agustín Manrique de Lara. No solo eso, cuando tengamos dudas de por qué se ha permitido que con récords turísticos las condiciones de los trabajadores fueran tan paupérrimas, recordemos los guiños incesantes del Gobierno y sus altos cargos a estos empresarios turísticos que miran por su bolsillo. Otro con el que Canarias ha tratado y que ahora pasa a ser enemigo público número 1, es David O’Leary, director general de Ryanair. O’Leary, dentro de su juego de ajedrez empresarial, afirma que la gente en Europa está harta de Canarias y prefiere volar a Israel.

Mira que Canarias ha cedido a las pretensiones de la low cost irlandesa. Subvenciones, la ampliación de horarios de aeropuertos por sus retrasos o la certeza de que Ryanair, una de las compañías que más vuelan a Canarias, no lo olvidemos, era indispensable para traer turismo a Canarias. Ahora O’Leary pronuncia estas declaraciones y a mí solo se me ocurren dos reflexiones: uno, quién le puso en bandeja de plata subvenciones y privilegios, cuando luego dan un giro de volante y dejan el destino tirado y dos, por qué tenemos que seguir dependiendo de las veleidades de compañías aéreas extranjeras y no nos preocupamos de asegurar compañías aéreas canarias que realmente se beneficien de la llegada de turistas y garanticen el servicio. El pan para hoy y hambre para mañana, la visión cortoplacista y un mercado cautivo, son las claves para entender por qué ahora el tal O’Leary es un ser odiado en la opinión pública que controla los touroperadores que ponen el dinero en los medios.

Una última reflexión es que, los que ahora se quejan de que O’Leary reclame a Israel, son los mismos que fomentaron y se aprovecharon del turismo prestado del norte de África. Ahora allí comienza una leve recuperación y las compañías internacionales buscan, por otro lado, nuevos destinos. Nosotros esperamos a seguir contando los turistas en una espiral que no lleva a ningún sitio más que al beneficio de unos pocos, que tienen todos los derechos y casi ninguna obligación, además del favor de la mayor institución de Canarias. Si este modelo caduco cae, los principales afectados serán los trabajadores, nosotros, como siempre, aunque no participemos de las ganancias más que levemente. Ellos se irán a Agadir en Marruecos, San Luis de Senegal, Islas de Sal en Cabo Verde o Banjul en Gambia. Clavijo ha estado estos días tendiendo puentes. Allí el personal es todavía más barato. Mientras, nos seguirán contando que somos los mejores porque nuestro stand en Fitur fue premiado. ¡Échate algo en Fitur, caballero! ¡Paga Canarias! Las soluciones económicas de futuro, para otro día.

Raúl Vega en Tamaimos

 

thumbnail

 

 

59534459 556596745167597 800274311301562368 n

Sin titulo

 

 

el roto y memoria historica