Ahora Canarias 20.2.2108

 

J. BethencourtJaime Bethencourt

En el marco de su estridente campaña para contrarrestar el bajo nivel de aceptación que tienen en la sociedad palmera, el Astrofísico del Roque de Los Muchachos nos presenta ahora un estudio que concluye que la astrofísica aporta a la economía canaria el triple de lo que las instituciones aportan a sus instalaciones. A falta de conocer el contenido del informe encargado a la ULL, la credibilidad profesional de sus autores y el dudoso rigor con el que el mismo ha sido realizado, las evidencia de los hechos se nos antojan mucho más fiables. Garafía, El municipio en el que se asienta las instalaciones, continúa siendo el más pobre del conjunto de Canarias, ello en una isla en la que el paro continúa estando por encima de la media del Archipiélago. Pero además, hemos sabido que, durante muchos años, el "benemérito" complejo de observación del Roque de Los Muchachos, ha venido cometiendo un monumental fraude a la hacienda municipal garafiana al evadir el pago de impuestos al que viene obligado por cada una de sus diversas instalaciones. Esa deuda histórica se sitúan en varias decenas de millones de euros.

A falta de que nos aclaren con más precisión dónde están los puestos de trabajo creados y quiénes han sido los receptores de los beneficios económicos que dicen haberse producido, sí que existen datos tangibles sobre los perjuicios no tasables pero si de incalculable valor social, histórico, medioambiental y paisajístico como el daño quelas instalaciones observatorias han causado al valiosísimo patrimonio arqueológico, o la amputación de un espacio de alta significación ambiental catalogada por los organismo internacionales como único por la presencia de especies naturales protegidas. Súmese a ello, la grave contaminación por emisión de residuos sin depurar que se han estado vertiendoen el amplio espacio que ocupan las instalaciones que albergan los telescopios, aún hoy sin corregir, o la más perceptibles obscuridad que, durante la noche,impone a toda la isla la llamada "Ley del cielo".

Estas negativascircunstancias no es óbice para que los responsables del Instituto Astrofísica de Canarias y el conjunto de cómplices instituciones canarias continúen promoviendo la colocación de más y nueva chatarra en esta “epidemia” de artefactos de observación en el singular balcón de la Caldera de Taburiente, con unos inconvenientes que, a la vista está, superan con mucho a las inapreciables ventajas de la investigación astrofísica.


Chema TanteChema Tante:

La propuesta de Otegui de unificar los esfuerzos soberanistas en este estado de lo que va quedando del imperio español  luce tan consecuente y necesaria que sería un tremendo error que no cristalizara. La gente que sentimos que la unidad y la solidaridad entre los pueblos del mundo deben sustentarse en la identidad de cada uno de ellos y en el derecho a decidir, tenemos que hacer oír nuestra voz, empezando por desmontar la lúgubre imagen que nos ha endosado el fanatismo centralista obcecado.

El propósito irreductible de conseguir algún día que los ideales soberanistas sean realidad, no pueden hacer olvidar los terribles problemas sociales que sufren nuestros pueblos en estos momentos y que es necesario colaborar con las fuerzas progresistas democráticas del estado español, para enrentarse al neoliberalismo y el fascismo, dos cabezas de la misma bestia. Para eso es preciso que los soberanismos puedan estar presentes de manera potente en las instancias parlamentarias de Europa y en las imperiales españolas.  Y es de esperar que el proyecto canario de unidad independentista que se está iniciando en estos días se consolide y se integre en esa deseable y conveniente plataforma electoral soberanista.

En mi opinión, si el soberanismo canario unido se presenta en esa plataforma electoral, la cifra estimada de treinta escaños en el Congreso, podría incluso incrementarse.

Y no hay que olvidar que tanto la alianza de progresistas como la de soberanistas deberían a su vez alinearse con el movimiento internacional anti fascista que preconiza Emilio Cafassi desde Buenos Aires.

Chema Tante en La casa de mi tía

Un bloque independentista amplio, plural y consistente para tumbar la autonomía colonial

Ante el anuncio de Unidad del Pueblo (UP) y Alternativa Nacionalista Canaria (ANC) deseguir profundizando en el proceso de unidad del independentismo canario en pro de la consecución de la descolonización e independencia de nuestro país, Hij@s de Canariasquiere manifestar lo siguiente:

1.-Reiterar nuestra satisfacción por este anuncio, manifestar nuestra inequívoca voluntad de apoyar la unidad del independentismo canario e insistir en la idea de que la confluencia debe ser lo más amplia, plural y consistente posible.

2.-Emplazar a los partidos que impulsan la misma a ampliar lo más posible la base y cimientos sobre los que se asiente esta confluencia, a partir de una propuesta política que tenga en la descolonización e independencia su común denominador, una candidatura unitaria al Parlamento de la Autonomía para 2019 como primera etapa y un bloque de unidad de acción independentista fuerte como objetivo a medio plazo.

3.-Usar esa candidatura unitaria y su papel en el Parlamento de laAutonomía no como claudicación de nuestras posiciones contrarias a la Autonomía, sino como una forma de visibilizar y demostrar al pueblo canario con nuestras iniciativas en él, que la vía autonómica no sirve y su parlamento no es soberano, que su gobierno no decide y que los partidos dependentistas no representan salida alguna a sus problemas. Sólo una voz independentista en esa cámara puede poner en evidencia ante el mundo y ante la sociedad canaria, que la Autonomía es un disfraz colonial. Sólo con la presencia de una voz independentista en esa cámara, un bloque independentista fuerteconstruido en paralelo y una acción política de propaganda internacional caminando a la par, se puede poner mejor freno a la actual indefensión del país, el raquitismo de nuestra alternativa y la colonización de nuestro espacio político por el “dependentismo de cachorro” y la izquierda dependentista.  

4.-Proponemos que esos diez puntos a defender en el Parlamento de la Autonomía para dejar en evidencia y sin careta al dependentismo colonial incluyan:

– Ley de residencia. 

– La prohibición de adquisición de suelo a extranjeros,

 

– La domiciliación y tributación obligatoria de todas las empresas que tienen cualquier tipo de actividad económica en el archipiélago y la recaudación de sus tributos por el Gobierno de Canarias. 

– Estatuto de neutralidad y la prohibición de cualquier maniobra militar por la OTAN  

-Derecho de veto del parlamento canario de cualquier actuación del Estado en Canarias, 

-Redefinición del status de Canarias en la UE, 

-Plenas competencias para el desarrollo de relaciones internacionales con África, 

-Plan de transición para la Descolonización e Independencia.

– Paralización inmediata de los proyectos de construcción de nueva planta alojativa,

macroinfraestructuras que pongan en peligro el medio ambiente e iniciativas que atenten contra la sostenibilidad del archipiélago.

– Iniciativa jurídica del Parlamento canario en los tribunales y organismos internacionales que fuera necesaria para paralizar la apropiación indebida de los yacimientos minerales marinos hallados en aguas del y próximas al archipiélago.

5.-Entendemos fundamental que la consecución de cualquier candidatura unitaria de cara a las elecciones de 2019 tendrá que estar presentada antes de que finalice el presente año y que su composición debe incorporar también a activistas independientes y destacados de la sociedad canaria de diferentes ámbitos, para así ganar mayores niveles de representación y respaldo en esta primera fase de lo que entendemos un necesario periodo de transición hacia la independencia.

 

Wladimiro RodriguezWladimiro Rodríguez Brito

Cuesta comprender lo que ocurre en un territorio como La Palma, más concretamente en Fuencaliente; cómo entender que el mayor municipio turístico de la Isla pierda población. En los últimos años tiene una difícil explicación que no tengamos vinos malvasía en el Bar Parada por agotamiento de la cosecha, que gran parte de los viñedos carezcan de cuidados, o que los pinos y los matorrales rodeen gran parte de las zonas pobladas. Todos estos son indicadores de que la cultura económica y la medioambiental no miran para el territorio.

Que un municipio con más de 1.500 camas turísticas no genere empleo para sus 1.800 habitantes -a los que hemos de incorporar unas 200 ha de plátanos-, indica que tenemos un alejamiento entre trabajo y territorio. ¿Qué decir de la pérdida de más del 50 % de la superficie cultivada de viña en lo que va de siglo XXI, quedándose con unas 150 ha?

Hace falta armonizar la bandeja y la guataca. Ambas son posibles y complementarias, turismo y agricultura, paisaje y productos de la tierra.

La viña es una forma de hacer productivos suelos que tienen dificultad para otros cultivos. Es también paisaje y, lo más importante, es protección contra el fuego al tener los campos limpios de maleza, manteniendo alejados los pinos de las casas. No olvidemos que estamos ante el que fue el mayor municipio productor de vino de La Palma, exportando a Cuba hasta la primera mitad del siglo XX, y construyendo en los años 40 la mayor bodega de Canarias.

La viña es cultura del territorio, no sólo por lo dicho anteriormente, sino por la adaptación de plantas a los distintos suelos y medios, desarrollada a través de los conocimientos empíricos de los agricultores, de gran valor para optimizar recursos. De hecho, esto ocurre con la malvasía de Los Llanos Negros, que es una planta exigente en calor y humedad, cultivada de secano, dado el manejo aprendido por los agricultores, con aplicación de una gran sabiduría para conseguir una cosecha de gran calidad, lo que llamaríamos el néctar de los dioses.

Sabiduría, trabajo, ilusión, conocimientos de ayer útiles para el mañana. Este es el legado que debemos proteger.

Viña, incendios y rabo de gato. Antaño, la viña rodeaba las zonas pobladas, siendo la línea de defensa de la población en su interior. Con el abandono de las zonas altas, -las que tienen más posibilidades de cultivar ante el cambio climático-, se incrementan los matorrales y, en particular, los pinares, que rodean incluso el núcleo central del pueblo. Unido a ello, se pierde la producción de uva blanca, de gran demanda en el mercado.

En las zonas bajas, el abandono de la viña genera un espacio para la expansión de especies invasoras, en especial el rabo de gato, al mismo tiempo que genera más condiciones adversas a los agricultores que quieren mantener los cultivos ante la agresión de los depredadores (ratas, conejos, mirlos, etc.), arruinando un patrimonio productivo de años.

La viña es parte de la historia del sur de La Palma, y parte de la identidad de Fuencaliente. Una planta adaptada a suelos pobres, que consigue domesticar los malpaíses, consiguiendo producir un vino de una calidad extraordinaria, agotado este año, incluso en el Bar Parada, la mayor referencia en productos gastronómicos autóctonos, como los almendrados, y punto de encuentro para la degustación del malvasía.

Otra de las actividades económicas del municipio son algo más de 200 ha de plátano, que generan más de 300 puestos de trabajo.

Qué decir de las más de 1.500 camas turísticas, con una minoría de trabajadores locales. ¿Cómo podemos entender que un pueblo que reúne un potencial de estas características pierda población, o incluso tenga población parada? Un territorio de los más ricos de La Palma con menos de 1.800 habitantes. Tenemos un desequilibrio entre la realidad económica y lo que propone el sistema cultural, educativo y formativo, que cultiva o embrutece nuestras mentes.

Fuencaliente es un vergel con posibilidades con las que jamás contó dicho pueblo, machacado por el vulcanismo más joven de La Palma, sin un manantial que humedeciera la sed.

La explicación solo tiene una lectura cultural, de una sociedad que ha devaluado el trabajo, la naturaleza, el compromiso, estableciendo como valores mitos y leyendas que vienen del exterior, de eso que llaman globalización.

¿Cuántas calorías quemamos en una prueba de la Transvulcania? ¿Cuántas en limpiar la yerba en una fanega de viña? ¿Cuál es el valor de las uvas producidas sin agroquímicos, sólo con azufre, en Las Chamusqueras? ¿Hemos confundido valor y precio?

La naturaleza, la lucha contra el fuego, no es cosa de drones y otras máquinas, es cosa de prevención, de compromiso ambiental, cosa que hacen los campesinos.

Meri Pita 2Mari Pita

-La mentira mayor es el ego.

Alejandro Jodorowsky

Los mentideros de nuestro Archipiélago bullen cada vez que sale el tema del “descuento residente”. El descontento es amplio, sobre todo en aquellos sectores de nuestra población que tienen que desplazarse por motivos laborales o familiares entre las Islas y la Península Ibérica. El motivo es uno y solo uno: el precio desorbitado de los billetes.  Una problemática que muchas políticas y políticos parecen no entender muy bien, quizás por razones que tienen que ver con el reparto de la riqueza en nuestra tierra.

En estos días, de hecho, hemos podido ver y escuchar en los medios a muchos de esos representantes públicos canarios hablando de este tema, insistiendo en la importancia de que se reconozca nuestra realidad insular y atlántica en las instituciones del Estado. Pero preciso advertir que muchos de sus afirmaciones para defender dicho argumento se sostienen en errores de bulto, cuando no, directamente, en falsedades, sin lugar a dudas provocadas por su escasa capacidad para ponerse en la piel de la gente que les vota.

El primero de sus argumentos, sin ir más lejos, contradice una afirmación que esvox pópuli en la calle. Se trata de la subida de precios que ha traído consigo la aplicación de la bonificación del 75 por ciento al transporte de personas entre Canarias y el resto del Estado. Una subida que desmiente, por ejemplo, el presidente de Nueva Canarias, a pesar del descontento abrumador que desde el pasado mes de julio han expresado miles de residentes en Canarias allí donde han tenido la oportunidad, especialmente en las redes sociales.

La segunda es presentar como un dato positivo per se el aumento de las ventas de billetes para este tipo de trayectos. Lo que supone una burda manipulación, pues, este dato solo pondera el número de desplazamientos que se producen entre el Archipiélago y el resto del Estado, que no es lo mismo que el porcentaje de población residente que se beneficia de una política de transporte que, precisamente por su coste, no resulta accesible a la mayoría social de las Islas.

La tercera consiste en afirmar que todos han defendido el aumento del descuento residente al 75 por ciento, además del establecimiento de mecanismos que faciliten el control del precio de los billetes bonificados. Una afirmación que describe con poca justicia el papel que ha jugado el Partido Popular, el Partido Socialista, Coalición Canaria o Nueva Canarias en la ponencia para la reforma del Régimen Económico y Fiscal, suscribiendo en ella los planteamientos de una minoría que ha visto incrementado su patrimonio en la misma medida en que las clases trabajadoras se han empobrecido.

En definitiva, lo que ha supuesto esa consecución de desatinos es que hayamos perdido otra oportunidad para garantizar el derecho a la movilidad de las canarias y canarios. Un derecho que se hubiera alcanzado de haber incluido en la Ley del REF la totalidad de la enmienda que en este sentido presentó Podemos, que pedía, además de elevar la bonificación al 75 por ciento, declarar todas las rutas que unen el Archipiélago con el resto del Estado como Obligación de Servicio Público.

Esta manera de actuar ha dejado al descubierto, una vez más, el maniqueísmo de los partidos políticos del régimen, el geito que tienen para decir una cosa y hacer la contraria. Solo así se explica el disparate incomprensible que supone que ahora, estando el REF recién salido del Congreso –y por ser más precisa, rumbo al Senado– partidos como Nueva Canarias asuman los postulados de Podemos y conviertan en Proposición No de Ley los mismos acuerdos que votaron en contra en la ponencia del REF.

Hay quienes, a pesar de haber hecho de la política su “profesión”, todavía no saben que en el marco comunitario, la única opción para asegurar el derecho a la movilidad de las personas residentes en Canarias pasa, como lo hemos defendido nosotras en los Presupuestos, en la reforma del Régimen Económico y Fiscal, en nuestras enmiendas al Estatuto y también en varias iniciativas en comisión y en pleno, por establecer la Obligación de Servicio Público para las rutas que conectan las Islas con el resto del Estado. Y, además de eso, por poner en funcionamiento una Comisión Bilateral que vigile, desde las Islas y también desde Madrid, el cumplimiento de lo que esta figura comporta.

Desde Podemos queremos invitar a todas las fuerzas políticas a sumarse al trabajo que estamos realizando para lograr que estas medidas se apliquen lo antes posible. Y, a la vez, los emplazamos a compartir espacios de diálogo sobre un tema mucho más importante. Estoy hablando de la profunda brecha de desigualdad que se ha cronificado en la sociedad isleña, donde casi la mitad de la población se encuentra en riesgo de pobreza y exclusión. Para toda esa gente, les puedo asegurar, que el descuento residente no es ninguna prioridad.

santiago perezSantiago Pérez

Todos los agentes de Coalición Canaria (el “Régimen”, en lo sucesivo), se han echado al ruedo contra Pedro Sánchez por no haber recibido --aunque fuera 20 minutitos-- a Clavijo durante su breve estancia en Lanzarote.

Sin detenerse en tiquis-miquis argumentales, han saltado de criticar una actitud que califican de no institucional, sino partidista, a emplear palabras gruesas contra el Gobierno-PSOE acusándole de deslealtad con los partidos constitucionalistas y de estar sometido a los separatistas de todos los colores.

Esto de pintar, con el rodaje que ya tiene la democracia del 78, al PSOE como rehén de los secesionistas tiene su gracia.

Pero más gracia tiene que los columnistas del Régimen entronicen como constitucionalistas, aquí y ahora, a quienes están deslegitimando desde el minuto cero a un presidente investido a través de una moción de censura constructiva, que es el pilar del parlamentarismo contemporáneo, y utilizando hasta la Mesa del Congreso para boicotear las iniciativas gubernamentales. O tratando de utilizar el Senado para bloquear el marco presupuestario del Gobierno, a partir de una Ley Orgánica que es contraria a la letra y el espíritu de la Constitución. Espero que esta experiencia le sirva en el futuro al PSOE: cuando le das un arma legal a los conservadores made in Spain la utilizarán sin complejos, tarde o temprano, para preservar sus intereses partidistas.

Tiene también su aquello escuchar a los voceros del Régimen cacareando las proclamas de Clavijo sobre la insignificancia de los 85 diputados del PSOE, para vaticinar a continuación la inevitabilidad de elecciones anticipadas/previo achicharramiento del PSOE, sin parar en mientes que el PSOE obtuvo al 22.63 % de los votos al Congreso en las últimas elecciones generales frente al 18.30 % de Coalición Canaria en las autonómicas de 2015. Pero ¿qué importa una raya más al tigre de la propaganda oficialista? También en esto Coalición Canaria se les parece (a los del PP, claro): un gobierno vale solamente si es el de ellos, aunque sea el resultado de una normativa electoral tramposa.

No voy a ser yo quien defienda la actitud de Pedro Sánchez. Pero sí quien supone que Pedro Sánchez debe haber tomado nota del libro de estilo  de Coalición Canaria que Clavijo ha aplicado hasta la caricatura. Le hizo venir a Canarias a bendecir un pacto con el PSOE, para el que los socialistas canarios se bastaban y sobraban; pero  ¿cómo iba Clavijo   --el gran medianero  que nos impone como Ley los intereses de promotores y constructores o convierte  la defensa de la sanidad privada en prioridad gubernamental…y, así, un largo suma y sigue--   a reconocer validez a un pacto con “medianeros”, que es como considera despectivamente a los dirigentes canarios de cualquier partido de ámbito estatal?.

Por aquel entonces, ni siquiera tuvo tiempo Sánchez de volver a la Península y ya estaba Clavijo rompiendo el Pacto en todos aquellos asuntos que para Coalición Canaria son asuntos de comer.  ¿Quieren que recordemos los ataques de Carlos Alonso a Ornella Chacón o del propio Clavijo a Morera? Porque ¡se trataba de adjudicar carreteras o de los conciertos con las empresas sanitarias, stupid!

Y sí seré quien atestigüe cómo los sucesivos presidentes y consejeros del Gobierno de Coalición Canaria y sus presidentes de cabildos han realizado toda clase de visitas pastorales, para inaugurar obras o hacer promesas electoralistas, por islas o municipios sin convocar a los presidentes y alcaldes por pertenecer a otros partidos. Los alcaldes socialistas de Tenerife podrían contárnoslo hasta el infinito. O Casimiro: pero eso era en otros tiempos…

Otros podrían quejarse de la displicencia de Sánchez; pero ellos ¿de qué se quejan?

Hablando de todo un poco, vendría bien que Clavijo nos explicara su rápida evolución desde el Estado Libre Asociado (y si eso es la “Independencia”, “perfecto, qué miedo hay”) hasta su acendrada lealtad constitucional. Aunque sólo fuera para que algún día, si las encuestan lo ordenaran u ordenasen, nos tenga que volver a explicar el retorno al punto de partida.

Y a todas estas, el PSOE apoyando en La Laguna a Coalición Canaria.

 

Jorge DortaJorge Dorta


Un amigo de Lanzarote, contrario a la reforma del sistema electoral canario, me dijo hace poco que si se modificaba el sistema electoral, Canarias sería gobernada por "multinacionales políticas" porque en las islas mayores, y sobre todo en Gran Canaria, se votaba mayoritariamente a las formaciones foráneas. Bueno, vamos a ver si eso que dice mi amigo es cierto.

Vamos a coger los resultados de las últimas elecciones del 2015 a los cabildos insulares.  Vemos que el porcentaje de votos a partidos canarios en el Cabildo de Lanzarote fue del 48,43%  mientras que el porcentaje de votos a partidos canarios al Cabildo de Gran Canaria fue del 46,14%. Una diferencia de tan solo 2,29 puntos, prácticamente lo mismo.

En Tenerife el voto a partidos de disciplina canaria fue un 35,98%, en La Palma tan solo el 34,94% y en Fuerteventura el 54,4%. Así que me parece que los datos no corroboran la falsa impresión de mi amigo. El porcentaje de voto a partidos canarios en Gran Canaria es muy superior al de Tenerife y al de La Palma y tan solo ligeramente inferior al de Lanzarote. La Gomera y el Hierro no los analizamos porque allí se vota al cacique local, bien esté integrado en un partido estatal o bien se monte su propio partido como ocurre en La Gomera.

Miremos ahora el número de consejeros. En el Cabildo de Gran Canaria, en las elecciones del 2015, hubieron catorce consejeros nacionalistas;  nueve de Nueva Canarias, cuatro de Unidos por Gran Canaria y uno de CC. Es decir el 48,3% de los consejeros fueron para partidos locales.

Esta proporción es aún mayor que la de Tenerife, en donde solo hay 10 consejeros al Cabildo de CC, es decir el 34% de los consejeros (y tan solo uno más que los que sacó Nueva Canarias al Cabildo grancanario). Una proporción incluso mayor que la de Lanzarote en donde partidos locales obtuvieron 11 de los 23 consejeros al Cabildo, es decir un 47,8%.

Pero como mi amigo es bastante cabezón, me dijo que mirase a la composición del Cabildo de Gran Canaria en contraposición al Cabildo de Lanzarote. Según mi amigo el lugar donde hay más pluralismo y madurez democrática es en Lanzarote.


Bueno, vamos a mirar más de cerca el asunto. El Cabildo de Lanzarote ha tenido presidentes de seis partidos distintos, el de Gran Canaria de cinco, siendo las dos únicas islas, junto con la Palma, en donde hay una cierta rotación de partidos porque en el resto de Cabildos prácticamente no hay rotación y siempre gobiernan los mismos.


Quizás la percepción de mi amigo venga del hecho que en el Cabildo de Lanzarote hay ocho partidos representados frente a los seis partidos representados en el de Gran Canaria o los cinco en Tenerife. Pero eso es debido a que en el Cabildo de Lanzarote se da otra circunstancia y es que está compuesto por 23 consejeros mientras que el de Gran Canaria o el de Tenerife, con una población varias veces superior, tan solo por 29.

Dicho de otra forma, una isla como Lanzarote con 140.000 habitantes elige 23 consejeros al cabildo, mientras que una isla con 840.000 habitantes como Gran Canaria elige 29 consejeros. El tamaño relativo del Cabildo de Lanzarote es seis veces mayor que el de Gran Canaria. Si fuésemos a igualar el tamaño relativo de ambas cámaras, en Gran Canaria tendríamos que elegir unos 140 consejeros.

Por tanto el pluralismo que exhiben las instituciones en Lanzarote o Fuerteventura no se debe tanto a la madurez política del lanzaroteño sino a las reglas electorales, al tamaño de la cámara, lo cual hace que lo que se denomina "umbral efectivo", es decir % de votos necesarios para entrar en el cabildo, sea mucho menor que el requerido para el de Gran Canaria o Tenerife y por tanto las minorías estén mejor representadas. 

Los que hemos venido pidiendo una reforma electoral en Canarias, lo que estamos demandando es que se baje el umbral efectivo en Gran Canaria y Tenerife para poder introducir un mayor pluralismo, tal y como lo disfrutan actualmente las islas menores, que haya menos concentración de poder y una mayor higiene y calidad democrática.

A pesar de la percepción de que Gran Canaria es españolista porque no vota a CC, como hemos visto es una de las que más partidos locales votan al Cabildo de la isla. Recordemos que fue en Gran Canaria donde la UPC se alzó con la victoria en la alcaldía de Las Palmas en 1979.

Que no vote a CC lo único que prueba es que en realidad Gran Canaria nunca ha sido insularista. Los partidos puramente insularistas como el Partido de Gran Canaria, han fracasado estrepitosamente al contrario que en otras islas. Ha sido en Gran Canaria donde siempre se han generado fuerzas políticas con vocación nacionalista y no insularista.

En realidad Gran Canaria es el "Ohio" electoral del Estado español, un lugar donde el sentido del voto cambia con facilidad. Es un voto mucho más urbano, mucho más maduro. El Ayuntamiento de las Palmas ha tenido como nueve alcaldes distintos de distintas formaciones desde las primeras elecciones democráticas y en el Cabildo también ha habido mucha rotación.

Esto contrasta con el comportamiento del voto en Tenerife donde vemos a una ATI enquistada en las instituciones que lleva gobernando lugares como el Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife o el Cabildo desde tiempo inmemorial. Y si miramos las islas menores de la provincia de Tenerife vemos que siempre ganan los mismos y que no existe prácticamente pluralismo, señal de que los valores democráticos no están bien asentados y que la sociedad está controlada por caciques locales como Casimiro en la Gomera. Sin rotación política no hay movilidad social y los pañales apestan. 

Pero el surrealismo en Canarias y la "falta de ignorancia" política de la población en general es tal, que el herreño Tomás Padrón, ex presidente del partido político AHI, ex presidente de un cabildo, ex diputado regional, se da el lujo de salir en una entrevista en un periódico de Tenerife y soltar que cada isla debería tener siete diputados regionales sin tener en cuenta, ni el tamaño de la isla, ni su población. Es decir, que su cortijo privado donde el pueblo no tiene libertad de voto porque depende del plan de empleo del cabildo o el ayuntamiento de turno para subsistir, y con menos habitantes reales que la aldea de San Nicolás de Tolentino o Anaga, debe tener los mismos diputados que Gran Canaria o Tenerife. Pero lo peor es que todavía alguno se lo cree....

La satánica ley electoral canaria es una de las razones por la que seguimos concibiendo a Canarias como islas desde el insularismo, en lugar de verla como siete circunscripciones de un mismo país.

 

Sin titulo

 

el roto despido iii2