Pedro González CánovasPedro González Cánovas

Nos hemos tragado un modelo social que ha fracasado, se mire por donde se mire. Pero es que el inmovilismo político al respecto produce que la situación se agrave continuamente.

En Canarias no se puede hablar del número de indigentes o personas que quedan fuera de las estadísticas oficiales, porque una acción municipal común o mayoritaria deja fuera de los padrones municipales a comunidades enteras de vecinos; como es el caso de los edificios ocupados en Taco y la cabezonería del ayuntamiento de La Laguna de negarles su derecho al empadronamiento.

Lo cierto es que las cifras oficiales hablan de uno de cada cinco hogares en riesgo de pobreza en España, y uno de cada tres hogares en Canarias. Se cuenta que la renta media por familia en 2008 era de 23.080 euros anuales; mientras que en 2015 la media cayó hasta 18.554 euros anuales, a pesar de que las rentas más altas han seguido subiendo. Eso supone exponer públicamente que los ricos son cada vez más ricos y el resto cada vez más pobre; que la brecha social se amplifica y la sociedad canaria se aleja de conceptos como Igualdad Social o Reparto de la Riqueza.

Como conclusión se evidencia el fracaso del modelo social impuesto en el Archipiélago, así como el sufrimiento que padece la mayoría de los habitantes de esta tierra. Lo peor es que en las cifras oficiales tampoco se cuenta con una población fantasma que la política local oculta e ignora en sus partidas de ayudas presupuestarias. Un sector de población condenada al oscurantismo, condenada a la muerte lenta y silenciosa de los que viven en una sociedad de consumo ignorados por las instituciones y los partidos políticos que las conforman. Una población que apenas vemos, cuando los medios de comunicación se hacen eco parcialmente de las demandas y acusaciones de entes como la Plataforma por la Dignidad; casi siempre cuando el caso ha llegado a tales extremos que lo necesario es que alguien se haga cargo de pagar un entierro.

Lo peor es el silencio. Un silencio que hace cómplices a muchos y cobardes a otros. Cobardes hasta el punto de negar a nadie que fuerce el sistema para recibir los derechos que se suponen; conscientes de que ello puede acabar en el uso de la fuerza y la violencia institucional para expulsar a familias enteras de la chabola donde viven, de la casa ocupada donde habitan menores y ancianos, de las propias cuevas de barrancos o de las mismísimas calles que se suponen espacios públicos. Es que las instituciones se han especializado en esconder la pobreza y la cara más triste de nuestra sociedad: de este fracaso social que los de las rentas ascendentes se empeñan en mantener a toda costa.

Me preocupa que ante tanta violencia institucional el cambio, al final, tenga el mismo calibre.

(Miembro de ANC)

Alberto 11 copiaAlberto Castañeda Concepción

 

La crisis económica, la destrucción de empleo y la precarización del mismo establecen nuevas prioridades para las personas trabajadoras y para toda la población en general, así ahora lo que prima es encontrar un empleo o mantener el que se tiene pasando a un segundo plano la consecución de mejoras laboralesola defensa de lo ya conseguido. Tampoco ayudan las políticas y legislaciones de los últimos años en materia laboral y social nada proteccionistas con el trabajador, ni las críticas destructivas que centran sus ataques en los sindicatos no con la intención de mejorar su funcionamiento sino con la de destruirlos y debilitar así la unión entre los trabajadores. A todo esto hay que añadir EL MIEDO, el arma más poderosa de todas. Un sinfín de “Miedos” que van desde perder el trabajo, a quedarse fuera de nuevas ofertas, a ser catalogado de esta o aquella manera, a no pagar las facturas, a no poder mantener a la familia, a depender de otras personas, a estar en riesgo de exclusión social...etc.

Los trabajadores y sus organizaciones siempre han estado cuestionados y teniendo en cuenta las críticas razonadas que se puedan hacer, no deja de ser sorprendente que justo ahora, dada la actual situación, cuando más imprescindible se hace la unión entre los trabajadores,menor consciencia se tenga de esta. Se confirma así una estrategia de descrédito y como no de “miedo” que comienza por atacar y culpabilizarprimero alos colectivos más vulnerables como, por citar algunos ejemplos, inmigrantes y refugiados que vienen a quitarnos el trabajo, beneficiarse de todas las ayudas y recursos además de ser por supuesto unos terroristas,pobres a los que se debe mantener,desempleados que no se esfuerzan por encontrar empleo en las condiciones y al salario que sea, trabajadores que han vivido por encima de sus posibilidades, personas mayores y dependientes con bajas pensiones y con una Ley de Dependencia que no termina de arrancar y sin olvidarnos de los jóvenes que o han abandonado prematuramente los estudios o que teniendo una formación alta acaban sirviendo hamburguesas en algún país europeo eso que eufemísticamente se conoce como “movilidad exterior” cuando de lo que se trata es de subempleo de toda la vida.Con todo esto se buscaeludir cualquier responsabilidadponiendo el foco además en otrosasuntos o entretenimientos que, a modo de cortina de humo,dificultan la visualización de los problemas que verdaderamente afectan y por los que tendría mucho más sentido salir a la calle enarbolando banderas.

Es de ingenuos confiar sólo en la clase política y su particular concepto de democracia para revertir esta situación y un error la idea de que la política es sólo “cosa de políticos” y nomateria sobre la que deba pensar, opinar y participar al resto de la ciudadanía a no ser que vaya en línea con la doctrinae ideales predominantes. O defendemos nuestros intereses o nadie lo hará por nosotros y esto pasa por demandar y participar de organizaciones más activas, críticasy comprometidas tanto en la defensa de los logros obtenidos como en la demanda de nuevas mejoras laborales y sociales. También se hace necesario buscar nuevos espacios para la reunión, el debate y la discusión de nuevas propuestas ya que esta demostrado que cuando el ser humano le echa cabeza a algo y tiene voluntad puede encontrar soluciones y llegar lejos.La democracia se tiene que ejercer todos los días no basta con hacerle una “fiesta” cada cuatro años.

Alberto Castañeda Concepción

Cati DariasCati Darias

               

                El próximo 25 de noviembre, como cada año, se conmemora el día Internacional contra la violencia de género. Este día, trata de visibilizar una lacra que afecta en forma de trata, violencia sexual, económica, psicológica, el acoso, la mutilación, genital a cerca de un 70% de la población mundial, especialmente de mujeres donde, de forma alarmante, es precisa y principalmente en sus propios hogares, donde deberían tener la mayor protección, donde son sometidas a esta violencia por parte de personas en su mayoría allegadas.

                Esta fecha tiene sus orígenes en América Latina, donde, desde 1981, las organizaciones de mujeres de la región eligieron esa fecha en honor a las dominicanas Minerva, Patria y María Teresa Mirabal, tres hermanas que fueron asesinadas por su oposición al régimen del dictador Rafael Leónidas Trujillo el 25 de noviembre de 1960. Es a partir de 1999, cuando la ONU se suma a la jornada reivindicativa y declara cada 25 de noviembre Día Internacional para la Eliminación de la Violencia contra la Mujer.

                En honor al origen de la efeméride, hay que decir que este sábado, se cumplen 57 años del asesinato de las hermanas a manos del dictador, conocidas como las “mariposas “y activas militantes de un movimiento de resistencia político contra el régimen de Trujillo. Sus cuerpos fueron hallados destrozados en el interior de un jeep hundido en un barranco, en Salcedo, al noreste de República Dominicana y esto supuso uno de los detonantes de la caída del régimen.1480069515 670615 1480072152 noticia normal

                La situación, aunque ha cambiado algo en las formas, no en el fondo. A día de hoy es importante recordar el verdadero espíritu de la efeméride, porque va más allá de dedicar un día al año a una problemática que tiene tantas ramificaciones y donde las Instituciones también aplican o favorecen a su modo, al menos en Canarias, esta violencia, por sus decisiones políticas, y no están realizando todo lo necesario para resolver o paliar esta lacra. La situación socioeconómica en nuestra tierra, donde las personas que se encuentran en riesgo de pobreza extrema alcanzan más de un 33% de la población (unas 600.000 personas, en su mayoría mujeres), sumado a los niveles de paro y de precariedad laboral, son componentes añadidos que dejan a muchas personas que quieren desarrollar su propio proyecto de vida en la indefensión, en una dependencia extrema de los maltratadores efectivos.

                Y no vale sólo con invertir ingentes cantidades de dinero público en campañas tipo spot televisivo, sino que se hace necesario desarrollo político de  un plan estratégico integral y multidisciplinar dotándolo de las partidas necesarias y con la implicación efectiva del conjunto de los entes sociales, porque no sólo es repudiar la violencia, que también, se trata principalmente de evitarla y proteger a las víctimas.

               

Chema Tante 1Chema Tante 

Marta Rovira ha dicho lo que todo el mundo, en este estado español, sabía que podía, y que iba a pasar, cuando el Parlament aprobó la proclamación de la República catalana. Lo que la gente con sentimientos nos temíamos, cuando el gobierno pperorajoyano -con la adhesión fervorosa del PsoE y de los ciudadanos riveristas- pusiera en efecto el "a por ellos" que cerrilmente se coreaba por muchas partes. Se avisaba, con distintos niveles de volúmen, que la "orden de contención" que se había dado el 1 de octubre a la Policía Nacional y a la paramilitar Guardia Civil, no se iba a repetir. No había quien pensara que la previsible resistencia de las masas populares catalanas a la intervención contra las instituciones de su país, al amparo del 155, no iba a suscitar una acción represiva fuerte por parte del centralismo imperial. Lo reclamaban los españolistas enardecidos, lo intimaban desde el gobierno, lo advertían brutos como el sedicente "ignorante en historia" Casado, amenazando con seguir la suerte del fusilado Companys, lo prevenían pesoeístas y ciudariveristas. Y lo pronosticaban obispos y dirigentes de otros territorios. Y nos alarmábamos por todo ello quienes pensamos que el soberanismo catalán tiene toda la razón y corría un riesgo cierto de sufrir una feroz represión.

Marta Rovira ha recordado lo que era una verdad a voces y que, por cierto, ponía otra vez de manifiesto la voluntad de paz y de continencia del soberanismo catalán. Las multitudes que en Cataluña se aprestaban a volver a poner la cara para que se la partieran o algo más, a oponerse, pacíficamente, a la aplicación de un artículo 155 que atropella sus instituciones y su dignidad, sabían a lo que se exponían, cuando demandaban masivamente la independencia. Y sus dirigentes, con una tan digna como poco comprendida actitud de responsabilidad, prefirieron repetir la cárcel y el exilio que tantas veces han sufrido los defensores de la libertad, antes que someter a su gente a unos ataques que todo el mundo, repito, sabíamos que iba a ser despiadado. De esta manera, renunciaban a que se produjeran unos hechos que iban a evidenciar ante los ojos del mundo la verdadera cara de este estado español autoritario, dispuesto a lo que sea, para cumplir su voluntad imperial. Como nadie lo dice, lo digo y lo proclamo yo. Chema Tante: los dirigentes políticos y sociales del movimiento soberanista catalán desistieron, , para evitar una violencia dolorosa, de una estrategia que hubiera atraído sin duda una avalancha de adhesiones internacionales, con lo que el proceso soberanista habría avanzado significativamente.

Esto lo ha denunciado Marta Rovira. Y el nacionalismo centralista español ha salido en tromba a negar lo que es evidente, poniendo verde a quien no hace sino sostener la verdad. El periodista inaguantablemente pedante Zarzalejos se ha atrevido a llamarla "miserable". El Rajoy de la M de los papeles de Bárcenas, centro de toda fundada sospecha de la más inadmisible corrupción, afirma que lo de Rovira es "intolerable". El melifluo barón de Claret, Méndez de Vigo, se enzarza en una serie de embustes, para afear la supuesta mentira de la catalana republicana: La diferida, violenta, Cospedal se aúpa en su condición de ministra de Defensa para con ello intentar demostrar que la otra falta a la verdad; una verdad contundente. Y Barceló, mal limpiadita periodista cuya trayectoria no merece que se meta en tan hediondos jardines, se atreve también a decir que no es verdad lo que toda cabeza pensante -incluso la propio Angels- sabe que es cierto; y encima, pregunta, la tía, que porqué no se consumó la independencia prometida y declarada. Pues yo te digo, Ángels, lo que tú no ignoras: no hubo independencia, porque no era posible que la hubiera en paz. Porque la paz es lo que sí vale. ¿Te enteras?

http://www.lacasademitia

Jorge Dorta 2Jorge Dorta

Cuando la brecha entre la realidad y el dogma se hace demasiado grande, tan solo queda la represión para mantener el status quo...o la propaganda. Cada día es más evidente que no vivimos en una democracia y que se está produciendo una contrareforma, una involución democrática sustentada en la concentración de poder. El contrato social está roto.

Lo que estamos viviendo ahora es la involución democrática de un régimen que se niega a soltar el poder y se aferra a él con todas sus fuerzas tratando de concentrarlo. Es lo que ocurre en todos los totalitarismos. El golpe de Estado silencioso se ha ido dando sigilosamente por el aparato del régimen del 78 desde los gobiernos de Zapatero. Un golpe que se ha acelerado con la crisis del 2008 que amenazó los equilibrios de poder y los privilegios de la oligarquía, y en lugar de hacer las reformas necesarias volviendo las instituciones económicas, más inclusivas, menos burocráticas y más abiertas, el régimen se enrocó y ha hecho todo lo contrario, se ha fundido el patrimonio de la Seguridad Social, se ha cargado el coste del ajuste sobre el pueblo y no solo se han bloqueado las reformas sino que se ha hecho una autentica contrarreforma.

Pero en Cataluña se han dado cuenta y han dicho basta. En el resto del España la gente anestesiada por los medios de comunicación menos libres y menos creíbles de toda Europa aplauden con las orejas las acciones del gobierno...a por ellos oe, oe...

La figura del jefe del Estado, el rey Felipe VI, en lugar de actuar como arbitro se ha erigido como en cabeza y defensor de ese régimen del 78 que ha supuesto 40 años de corrupción. La mentira del amo al esclavo es vista como habilidad y publicada a diario en los periódicos. La mentira del inferior al superior, o el dejar al descubierto la verdad frente a la mentira del amo, es peligroso para la relación de dominio y por tanto debe ser castigada, lo mismo que el desafió a la autoridad...por eso les molesta tanto que la Televisión Catalana ponga en evidencia la falta de democracia, la falta de separación de poderes o la corrupción, por eso les molesta tanto que llenaran el coche de la guardia civil de pegatinas y latas de refresco.

Pero la involución democrática no es cosa de los gobiernos de Rajoy, recordemos que en los gobiernos de Zapatero se empezaron a recortar libertades. Este recorte de libertades ha llegado hasta tal punto que se han encarcelado a presos políticos con la detención de los "Jordis" en Cataluña, con la aplicación inconstitucional del articulo 155 el Estado pretende dictar las noticias, intervenir las telecomunicaciones y restringir la libertad de expresión.

Con la excusa de la lucha antiterrorista, bien sea de ETA o del terrorismo islámico se ha creado un sistema de vigilancia masiva a nivel global cuyo propósito no es interceptar comunicaciones militares del enemigo, sino comunicaciones privadas o comerciales. Una estrategia de espionaje que se ha valido del terrorismo para consolidarse como un arma anti-disidencia.

En España también se han creado leyes antidisidencia como la Ley Mordaza, o la Ley 19/2007, de 11 de julio, contra la violencia, el racismo, la xenofobia y la intolerancia en el deporte que ahora se esgrime para impedir la entrada de banderas políticas a los campos deportivos. El establecimiento de nuevas tasas judiciales, la reforma del Código Penal o la Ley de Seguridad Ciudadana, suponen un ataque a los derechos fundamentales de libre expresión y manifestación también van hacia la criminalización de la protesta social y democrática, al tiempo que las injusticias son cada vez más evidentes y el enriquecimiento ilícito de las élites mas evidente.

Lo que está quedando al descubierto con el uso torticero del articulo 155 y la situación en Cataluña son los engranajes del Régimen del 78, es decir el pacto por el cual se respetaba y mantenía el aparato de Estado franquista y las familias franquistas a cambio de introducir un cierto constitucionalismo.

No sólo se suspende a un gobierno legítimamente votado en Cataluña, sino que se ataca a la democracia y a la libertad de expresión designando a dedo a los miembros del gobierno, lo nunca visto! ¿Qué clase de autonomía política es esa en la que se puede cesar a un presidente y un gobierno electo, y ponerle bozal a un parlamento?

Con la detención de los jordis y la aplicación inconstitucional del 155, el régimen del 78 ha cruzado el Rubicón hacia el Estado totalitario y se ha cargado el Estado de derecho apostado por la discrecionalidad del poder ejecutivo. España y Venezuela cada vez se parecen más, y quien ha convertido a España en Españizuela no ha sido Podemos sino el PP. Al fin y al cabo ambos son Estados basados en la propaganda, la extracción de rentas y la corrupción por parte de una élite corrupta, y el recorte de libertades.

Evidentemente, como decía Arnaldo Otegi en un vídeo reciente, las promesas de reforma electoral no van a ir hacia más libertades, sino hacia el recorte de las existentes, porque lo que se ha puesto en marcha es la contrarreforma. Si repasamos la historia de España durante los últimos 10 años, la senda y la tendencia es clara; ley mordaza, ley de partidos políticos. A día de hoy los diputados no es que representen a los ciudadanos, es que ni siquiera tienen capacidad de representar al partido... la disciplina de partido se ha impuesto a través de la ley contra el trasfuguismo, de forma que a día de hoy el diputado no puede votar en conciencia, ha de hacer lo que le mande el jefe de partido. La democracia española es una farsa.

Lo primero que hay que decir es que la independencia judicial en España es un chiste. De acuerdo a la clasificación del World Economic Forum, la independencia judicial en España es pero que la de China, Kenia, Arabia Saudi, Egipto, Kuwait, Qatar, Malasia, Buthan, Indonesia o la India ... España está en el puesto 58 de 137 países en la lista de independencia judicial, es decir a nivel de países tercermundistas y muy lejos de los estandares europeos.

En España el legislativo y el ejecutivo tampoco están separados. No hay unas elecciones para elegir al ejecutivo diferentes de las del legislativo. El poder ejecutivo se sienta en el Congreso de los Diputados en la bancada azul. Tampoco se elige al jefe del Estado, ya que ese puesto es hereditario.

España no ha cambiado en 5 siglos, sigue representando el autoritarismo, la intransigencia, la corrupción y el privilegio.

Emilio de Armas 2Emilio Armas

No es nada novedoso que la educación en Canarias presenta serias dificultades derivadas fundamentalmente del terrible estrangulamiento económico al que, tanto el gobierno estatal como el autonómico, la tienen sometida.

Tampoco es ninguna novedad que, desde hace años, son muchas las voces que reclaman mayor atención presupuestaria y más y mejores recursos para la educación pública. La que pagamos entre todas y todos y la que llega a todas y todos sin excepción. Así por ejemplo, los docentes, para realizar adecuadamente su labor, han venido demandando incremento de plantillas, reducción de ratios, recuperación de la jornada lectiva anterior a los recortes, más  y mejores medidas de apoyo al alumnado con Necesidades Específicas de Atención Educativa (NEAE), formación acorde a sus necesidades y a los nuevos retos del sistema educativo y mejores recursos e infraestructuras, entre otras muchas. Por su parte, alumnado y familias reclaman una oferta educativa más amplia y diversificada, mejoras en la política de becas, gratuidad para libros y material escolar, mejoras en las infraestructuras educativas, centros escolares en núcleos rurales, servicios complementarios gratuitos en todos los centros y un largo etcétera.

Del mismo modo, tanto el Consejo Escolar de Canarias como las juntas de personal docente no universitario de ambas provincias, han marcado al Gobierno de Canarias una hoja de ruta para mejorar los resultados que pasa, ineludiblemente, por incrementar el presupuesto educativo en consonancia con lo que establece la Ley Canaria de Educación (LEC). Sin embargo, el gobierno sigue haciendo oídos sordos a todas estas recomendaciones provenientes de usuarios, profesionales, y órganos de contrastada solvencia. Por el contrario, en vez de aproximarse al suelo presupuestario del 5% establecido por la LEC, el presupuesto educativo no ha hecho más que mermar año tras año, situando a Canarias por debajo de la media del estado y muy distante de los países de la OCDE.

La situación se ha agravado tanto que han saltado todas las alarmas. Para tratar de revertir esta situación, se ha constituido una plataforma ciudadana bajo el lema “4% para educación ya”, que exige que el presupuesto educativo para el 2018 se eleve hasta el 4% del PIB, y un 0,25% más cada año hasta 2022. Asimismo, el Parlamento de Canarias ha aprobado recientemente una PNL en esos mismos términos. Aún así, los presupuestos de 2018 vuelven a tratar a educación como a la Cenicienta del cuento, pues apenas alcanzan el 3,7% del PIB. Este maltrato a la educación  contrasta vergonzosamente con la de bajada de tipos impositivos que nuevamente beneficiarán quienes más tienen.
Sin embargo, a pesar de la innegable realidad de que el Gobierno de Canarias no se esfuerza presupuestariamente por alcanzar la educación que nuestra sociedad se merece, los datos evidencian que el abandono escolar temprano (uno de los indicadores del fracaso educativo) se ha reducido en los últimos años a un ritmo extraordinariamente más elevado que la media del estado, pasando del 23,8% en 2014, 1,9% por encima de la media estatal, al 17,1% en el primer trimestre de 2017 (último dato facilitado por el INE), donde Canarias ya se sitúa un 1,4% por debajo de dicha media.

Esta mejoría de los datos de abandono escolar no puede atribuirse a un único factor pero, sin lugar a dudas, la profesionalidad y la dedicación del personal docente, más allá de lo estrictamente obligatorio, ha sido determinante para este logro. Siendo así, resulta imprescindible que la Consejería de Educación y el Gobierno de Canarias, reconozcan y valoren la ardua tarea que los docentes han venido desarrollando a lo largo de los últimos años, máxime teniendo en cuenta las enormes dificultades que han tenido que superar. El papel de los docentes canarios en su conjunto no merece otra calificación que la de “ejemplar”.

Lamentablemente, ni la Consejera de Educación, ni el Presidente del Gobierno, parecen compartir esta opinión, pues, a juzgar por el anuncio realizado recientemente por el Sr. Viceconsejero acerca de reforzar la inspección en los centros educativos, resulta evidente que no se fían de la profesionalidad de nuestros docentes, los mismos que, con tan poco, han conseguido mejorar tanto.

Señor Presidente, Señora Consejera, con el debido respeto, permítame orientarlos. Si de verdad quieren mejorar la educación, no busquen culpables dentro de las aulas. Símplemente, miren ustedes a uno y otro lado en el próximo Consejo de Gobierno. No es de recibo que, después de tanta dedicación y en condiciones tan desfavorables, nos vengan ahora con éstas. Los docentes no necesitamos inspectores dentro del aula que nos digan cómo hacer nuestro trabajo. Eso ya lo sabemos. Lo que necesitamos son más y mejores medios y, por supuesto, más docentes que vengan a compartir nuestra inmensa tarea. No importa si son personas sin experiencia, somos capaces de orientarlas y formarlas y, por supuesto, de aprender también de sus ideas e innovaciones. Según los datos del MEC, en Canarias flatan 2.135 docentes  para situarnos en la media estatal.

Resumiendo, la Educación Pública Canaria es un imponente galeón que no avanza más rápido porque faltan más docentes que remen galeras y remos en mejores condiciones. Pero el Almirantazgo nos envía más capataces con látigos. ¡Mal, muy mal!

Emilio J. Armas Ramírez
Presidente de la Junta de Personal Docente No Universitario de Las Palmas