clavijo y patronal2La utilización de los bajos sueldos (los bajos costes laborales) de los canarios como incentivo para la inversión en las islas, argumento realizado este martes en Barcelona por el presidente Fernando Clavijo en un encuentro empresarial, supone una felonía política y vuelve a dejar de manifiesto la incapacidad política del Presidente para continuar un día más al frente del Gobierno.

No es de recibo que cada vez que Clavijo cruza las fronteras de Canarias, sonroje con sus actos y declaraciones al conjunto de canarios. No es sólo que el presidente pretenda convertir una desgracia en virtud sino que, además, con estas extravagantes declaraciones, promueve ante la patronal foránea la continuidad de la discriminación histórica que convierte a los trabajadores canarios en los peor pagados del actual Estado español. A falta de cualquier otro razonamiento lógico, Clavijo sufre el complejo de colonizado, trastorno este por el que considera normal que como "inferiores", los canarios merezcamos el agravio comparativo en derechos laborales o sociales.


Muy al contrario de lo acontecido y en línea con lo que ha reivindicado Intersindical Canaria en estos días, este viaje de promoción para resaltar los aspectos tercermundistas y vergonzantes de la realidad social de Canarias, debería haberlo sustituido por la búsqueda de fórmulas junto al gobierno de España para implantar medidas fiscales que compensen el maltrato salarial a los trabajadores del País Canario.
Este lamentable incidente resulta mucho más repudiable cuando Clavijo se encuentra aferrado al Gobierno en una ínfima minoría parlamentaria y con el oxígeno pautado que recibe del Partido Popular, único motivo por el que ha dado el reciente respaldo a los presupuestos estatales.
Esta ofensa a los trabajadores canarios, vanagloriándose canallescamente de sus bajos salarios, tiene un precedente cuando el mismo Clavijo, hace un año, también la expuso como incentivo a la inversión en las islas.
Intersindical Canaria, considera que, tras estas nuevas declaraciones extremadamente ofensivas para los trabajadores canarios, Clavijo debe ser motivo de una contundente reprobación en el Parlamento Canario.