Otra farsa del Gobierno en la M. de Empleados Publicos Otra farsa del Gobierno en la Mesa General de Empleados Públicos   En la Mesa General de Empleados Públicos celebrada el pasado 13 de Julio, el director general de la Función  Pública tan sólo se limitó a dar una información sobre las negociaciones que los distintos Gobiernos están manteniendo en Madrid, para arreglar el gran problema del que son responsables en exclusiva ellos mismos   han originado años atrás con la paralización de las ofertas de empleo público, lo cual ha supuesto la precariedad e inestabilidad del empleo público. Empujados a tomar decisiones en este sentido, gracias a las sentencias europeas que no pueden dejar olvidadas en gavetas, se nos “informó” de que se pretende antes de 31 de Diciembre de 2019 publicar la convocatoria de un proceso extraordinario de oferta de empleo público, de la que aún en Canarias ni siquiera se ha cuantificado aún el total de plazas que se verían afectadas, para reducir los niveles de eventualidad en la Administración pública. La negociación en este aspecto, no se ha producido aún, con lo que difícilmente se ha podido llegar a acuerdo alguno.

 

     Así mismo, llevaron  a la mesa una propuesta de modificación del Decreto que regula las listas de empleo en el sector público, que resulta insultante, pues no viene a recoger la derogación del Decreto 74/2010 y la desvinculación de las listas de contratación de las ofertas de empleo público, requisito fundamental que lleva siendo una reivindicación de Intersindical Canaria desde hace años y con la que se comprometió el propio presidente de gobierno en su momento. Dicha norma, no trae más que problemas a sectores sensibles como sanidad y educación sirviendo como un  ejemplo de ello  el hecho de que  impide el acceso de nuevos profesionales que no se hayan presentado a la oferta de empleo en su momento. Intersindical Canaria  dejó claro, que la derogación y por tanto la  desvinculación de esta norma de las ofertas de empleo resultan requisitos irrenunciables para ésta organización sindical,  condición ésta que planteamos  necesaria, para poder avanzar en la negociación de los procesos que la administración pretende  poner en marcha.

 

    En cuanto a las mejoras de las medidas de conciliación familiar y laboral, el director pide un nuevo sacrificio a los empleados públicos para ir poco a poco incorporando estas medidas, que ya están aplicándose en el Estado Español, no siendo su intención aplicar las mejoras  contenidas en el borrador de documento al conjunto de empleados públicos dependientes del Gobierno de Canarias. Según parece, para la Administración existen empleados de primera y de segunda, y la conciliación de la vida familiar y laboral, un derecho básico, la entiende ligada al puesto de trabajo y no a la situación familiar. La postura de Intersindical Canaria fue clara, e incluso se presentó por escrito, entendiendo que dichas medidas  deben ser extendidas a los sectores de Sanidad, Educación y justicia, a quien en este momento no le es de aplicación por motivos exclusivamente económicos.

 

       Todo quedó pendiente de respuesta por parte de la Administración, el Director insistió mucho en que se trataban de primeros borradores, y no se firmaron acuerdos de ningún tipo, tal como afirman, lo que origina una gran sorpresa al leer los medios de comunicación tras la reunión quienes dicen lo contrario. Tal comportamiento pone de manifiesto,   que el Gobierno de Canarias en las actuales circunstancias,  en minoría y debilitado como está, a nada de dar el “si quiero” al PP para que entre como socio de gobierno, necesitaba salir a la opinión pública colocándose alguna medalla sin que de ninguna manera se hayan alcanzado aún mejoras palpables que mejoren la precarización laboral a la que se ha sometido en los últimos años a los trabajadores públicos.