manrique de lara

Las declaraciones vertidas en la Cadena Ser por Agustín Manrique de Lara, Presidente de la Confederación Canaria de Empresarios, instando el cierre temporal del organismo, son rechazadas por Intersindical Canaria y el conjunto de trabajadores.

Como  fuerza sindical con mayor representatividad en el Servicio Canario de Empleo (SCE),  considera incomprensible cómo el representante de la Patronal es incapaz de hacer autocrítica sobre el problema grave que  se padece en Canarias con el paro al ser parte responsable de la situación, y se atreve a echar públicamente la culpa de este grave problema a la gestión del SCE e insinuar la responsabilidad que sobre el mismo tienen los empleados públicos por su falta de formación. 

Se le recuerda al Sr Manrique, que la Confederación que representa es miembro activo del Consejo General de Empleo así como de los Consejos Insulares y entendemos, que conoce que entre sus competencias se encuentran la de promover pactos territoriales a favor del empleo tanto de ámbito supramunicipal como insular, así como formular iniciativas, propuestas y sugerencias en orden a mejorar la situación.

El personal del SCE está debidamente formado, y además  en los últimos años se ha desarrollado un plan de formación específico dirigido al personal a través del Instituto Canario de Administración Pública.

Intersindical le recuerda también al Presidente de la Confederación Canaria de Empresarios que se han ejecutado las Políticas Activas de Empleo con fondos provenientes del Estado, fondos que definen a que colectivos se dirigen además de a nuevos Programas . Aunque somos conscientes de que los mismos son insuficientes para paliar las cifras de desempleados entendemos que si aunamos fuerzas, entre todos seremos capaces de solventarlo.

El SCE  ha puesto especial interés en los últimos años en prestar una formación del empleo de calidad con la impartición de formación dirigida a la obtención de certificados de profesionalidad tanto a través de los Centros de Referencia Nacional de Formación de Las Palmas y Los Realejos como de los centros colaboradores, además de poner un especial esfuerzo en la acreditación de las competencias profesionales adquiridas a través de la experiencia laboral o de vías no formales de formación realizadas por el Instituto Canario de las Cualificaciones Profesionales. Sin olvidar la modernización de las Oficinas de Empleo con el fin de dar un mejor servicio al ciudadano tanto al público en general como al empresariado.

En definitiva,  le rogamos a la Confederación de Empresarios que antes de hacer declaraciones públicas sin rigor alguno, ejerza su potestad como miembro de los Consejos Insulares de Formación y Empleo, que son el foro adecuado para dirimir estas cuestiones y aportar una solución para la inserción definitiva de los desempleados canarios