DSC 0336 1El 6º acuerdo de concertación social, contrariamente a lo afirmado por sus firmantes, no va a traer consigo medidas que mejoren la actual precariedad laboral del conjunto de trabajadores canarios, sino que, al contrario, y pasando por alto la abundante palabrería de su contenido, en el escaso texto ejecutable da nuevas herramientas a la patronal y al gobierno para aumentar el esclavismo laboral, por ejemplo, demonizando la enfermedad del trabajador bajo el pretexto de la existencia de un alto absentismo que, precisamente, tiene parte de su origen en las duras condiciones laborales que sufre mayormente los asalariados del archipiélago. 

 

Resulta significativo que el acuerdo no establezca medida correctora alguna para reducir la brecha salarial de hasta un 14% menos de salario existente entre los trabajadores canarios y el conjunto de trabajadores del Estado. Tampoco aborda con rigor la problemática de desempleo y la baja calidad del mismo. Ha sido esta también una oportunidad perdida por CC.OO y UGT  para forzar un mayor compromiso social de un sector empresarial que pese a haber multiplicado sus beneficios, mantiene su política de congelación salarial y escasa creación de empleo o con una bajísima calidad del mismo.  

Aunque intenten maquillarlo como favorable a los trabajadores, con este libelo de concertación social, los sindicatos mayoritarios firman un cheque en blanco y certifican  su claudicación ante el gobierno y las patronales de las islas. Y lo que es peor: re comprometen y renuncian a cualquier movilización o protesta colectiva que pueda llevar a los trabajadores del país canario a su dignificación laboral y la recuperación de la gran cantidad derechos laborales perdidos durante los últimos años. En estas circunstancias, aunque dificultará la tarea, Intersindical Canaria no va a renunciar a redoblar su acción sindical en las empresas y sectores laborales públicos y privados para dar la vuelta a la actual involución de derechos laborales y sociales que recae sobre los trabajadores canarios

 

Juan Brito

Juan Brito nos deja un valioso legado de actividad cultural y patrimonial

El miércoles, 14 de febrero, falleció el singular lanzaroteño, Juan Brito, un pastor y agricultor que complementó de forma autodidacta con un destacado trabajo de recuperación y promoción de la historia y el patrimonio cultural de su isla. Nacido en el municipio de Tinajo hace ahora 98 años, su prolífera actividad se extendió por los campos de varias ramas de la artesanía, de la arqueología, la investigación y el folklore, habiéndonos dejado un amplio legado para el conocimiento y la preservación de la identidad y la cultura de su isla y del Archipiélago.

Juan Brito, recibió en el año 2003 la Medalla de Oro de Canarias por la defensa de las tradiciones del País Canario.