A687B1DD B240 4F75 A6D9 3EAE036736E8Aunque el desempleo descendió en el mes de enero en  un inapreciable 0,18%, las islas continúan liderando, aparte de los niveles más elevados de desocupados,  también la actividad laboral con peor calidad que lleva a que el 80% de los empleos que se crean lo sean en temporales y en precario.

 

Canarias, de tal manera, se sumerge en una incontestable degradación laboral con otros funestos factores añadidos como lo son los bajos salarios y la economía  sumergida, cuya punta de iceberg  ha asomado a partir de que la autoridad laboral en las islas ha comenzado a desarrollar una leve campaña inspectora en algunos centros de trabajo.

Para Intersindical Canaria, nada va a cambiar mientras la patronal mantenga su negativa a realizar un civilizado reparto social de sus beneficios, equiparándose al menos a sus homólogos de cualquiera de las comunidades del Estado español. Pero tampoco las actuales desigualdades se van a corregir de no existir por parte de los gobiernos español y canario una firme voluntad de invertir la histórica discriminación que en materia laboral y salarial recae sobre los asalariados canarios y aquellos otros muchos que intentan inútilmente acceder a un puesto de trabajo. 

 REVISIÓN DE LA POLITICA DE SUBVENCIONES Y DESGRAVACIONES A LA PATRONAL

Llegados a la actual situación, la fuerte y mantenida política de subvenciones públicas y beneficios fiscales en favor de la patronal debe cesar y quedar condicionada a la normalización salarial y la creación de empleo. 

La imagen de un presidente como Clavijo, utilizando como señuelo la precaria situación laboral de los canarios para que los empresarios foráneos se asienten en las islas, o las recientes manifestaciones de un representante de las organizaciones patronales, ridiculizando el esclavismo laboral de los trabajadores de la hostelería, denotan una vileza hacia el conjunto de la sociedad canaria difícilmente superable.

 

Juan Brito

Juan Brito nos deja un valioso legado de actividad cultural y patrimonial

El miércoles, 14 de febrero, falleció el singular lanzaroteño, Juan Brito, un pastor y agricultor que complementó de forma autodidacta con un destacado trabajo de recuperación y promoción de la historia y el patrimonio cultural de su isla. Nacido en el municipio de Tinajo hace ahora 98 años, su prolífera actividad se extendió por los campos de varias ramas de la artesanía, de la arqueología, la investigación y el folklore, habiéndonos dejado un amplio legado para el conocimiento y la preservación de la identidad y la cultura de su isla y del Archipiélago.

Juan Brito, recibió en el año 2003 la Medalla de Oro de Canarias por la defensa de las tradiciones del País Canario.