Cuando la manifestación discurría a la mitad de su recorrido, unas 1500 personas se habían sumado a la manifestación convocada por Intersindical Canaria que inició su recorrido  en la plaza Belén María de Las Palmas y que una hora y media después  concluía en el parque de Santa Catalina.

         La abolición de la reforma laboral y la necesidad de un Marco Canario de Relaciones Laborales que rompa que la actual discriminación que recae sobre los trabajadores canarios en bajos salarios, mayor desempleo y peores condiciones laborales, formaron parte de las consignas durante la marcha de protesta.

         Esta reclamación fue acompañada de la del derecho a decidir de los canarios. Fue precisamente el lema de “Aquí trabajamos, aquí decidimos”, el que Intersindical Canaria escogió para este Día del Trabajador. Tampoco faltaron las alusiones a CC.OO y UGT en su actual nefasta negociación con la patronal y la miserable revisión salarial que solicita, que  oscila en entre el 1,5 y el 3% .

        El colectivo de portuarios también se sumó a la manifestación, reclamando unas condiciones laborales futuras que aseguren sus actuales derechos sociales y laborales. Sus reivindicaciones, con duras críticas al gobierno del PP, fueron enumeradas por el portavoz del colectivo que intervino al final del acto en el Parque de Santa Catalina

         Posteriormente, en la misma plaza,  Luci Rodríguez, líder de Intersindical Canaria, cerro la protesta tras recordar como la minoría oligarca en Canarias, retiene y concentra más y aceleradamente el capital sacado del esfuerzo de los trabajadores, mantiene su nulo compromiso social, negándose a la creación de nuevos puestos de trabajo. Recordó también que en el País Canario se produce una extracción sin control y hacia el exterior, de los ingentes beneficios económicos que genera, tanto el  gran negocio del turismo como el tráfico y movimiento y de mercancía desde una situación geográfica  de privilegio, cuyos positivos  efectos de progreso social no son controlados por los canarios, al contrario, son cada día mayores los niveles de pobreza existentes que padecen las islas.

  El acto concluyó con el canto de la Internacional y el grito de Viva Canarias Libre y Socialista.