Opiniones

José Farrujia

Por estas montañas de Tegueste caminaron, a diario, Diego y Juan de Tegueste, dos guanches cuyos nombres indígenas no conocemos, pues en los documentos históricos en los que figuran solo se les menciona por sus respectivos nombres castellanizados.

Tras la conquista de Canarias fue frecuente que los guanches bautizados mantuvieran el apelativo étnico, al indicarse la población en que vivían o nacieron.

Por un testamento de 30 de agosto de 1520 sabemos que Diego de Tegueste era pastor de cabras y amigo de Juan, también de Tegueste. En el referido testamento, Diego, además de decidir el reparto de su herencia entre sus allegados, también guanches, mandaba a recaudar de Juan de Tegueste, "una gaveta de palo, una cuchara de palo y una camiseta que están en casa de Ana González".

Esta estación de cazoletas y canales, una de las más importantes de Tegueste, emplazada al margen de un antiguo sendero, bien pudo ser frecuentada por Diego y Juan, cuando pastoreaban su rebaño, cuando se reunían con los suyos para hacer sus cultos ancestrales, cuando la cosecha escaseaba y había que subir a la montaña a "hablar" con Magec.

La Arqueología se basa en la materialidad del pasado... pero no debemos olvidar que esa materialidad es resultado directo de quienes, como Diego y Juan, imprimieron las huellas de su legado en la memoria y en el territorio.

Como diría Benedetti, apenas cinco minutos bastan para soñar y rememorar toda una vida, así de relativo es el tiempo.

 

Únete a Nosotros
CONTACTOS

Direccion:

C/ Méndez Núñez, 84 -6º . Santa Cruz de Tenerife De 8:00 a 15:00h

Copyright © Intersindical Canaria, 2021. Todos los derechos reservados.